Los primeros síntomas de crisis hipertensiva y ayuda

La hipertensión sistémica es una enfermedad muy común que afecta a más de mil millones de personas en el mundo (en Estados Unidos, más de 65 millones).

Los enfermos de hipertensión tienen un mayor riesgo de desarrollo temprano de enfermedades del sistema cardiovascular, riñón y cerebro.

Alrededor de 7 millones de personas mueren por complicaciones de la hipertensión cada año. Alrededor del 30% de los residentes de EE. UU. Mayores de 18 años tienen un diagnóstico de hipertensión de gravedad variable, a menudo de forma crónica.

La hipertensión arterial es una afección que puede ser asintomática durante un largo período de tiempo, y el daño vascular causado por la hipertensión generalmente se desarrolla durante muchos años. Sin embargo, en algunos casos, la presión del paciente puede aumentar repentinamente a valores críticos y sin razón aparente.

La crisis hipertensiva es una afección caracterizada por un aumento significativo de la presión arterial a valores críticos con una presión arterial diastólica de más de 120 mm Hg. Art.

De repente, a niveles altos, daña las células que recubren las paredes de las arterias, haciendo que se acumulen plaquetas y fibrina en el área dañada. Esta es la etapa inicial de la formación de un coágulo de sangre, que luego puede provocar un bloqueo del vaso y una violación del transporte de sangre al corazón o los pulmones.

Si se ignora esta condición, las consecuencias de una crisis hipertensiva en forma de daño a órganos diana pueden incluir:

  • Accidente cerebrovascular (ver signos de accidente cerebrovascular)
  • Pérdida de memoria, alteración de la conciencia.
  • Ataque al corazón
  • Daño a los ojos y riñones.
  • El desarrollo de insuficiencia renal (pérdida completa de la función renal)
  • Ruptura aórtica
  • Edema pulmonar
  • Eclampsia (en mujeres embarazadas)

Con un aumento de la presión sistólica por encima de 130 mm Hg. Art. La probabilidad de daño en el órgano objetivo se acerca al 100%. Las excepciones son niños y mujeres embarazadas.

Estadísticas de enfermedades

  • Según las estadísticas, aproximadamente el 3.2% de los pacientes en la sala de emergencias y en la unidad de cuidados intensivos son diagnosticados con crisis hipertensivas.
  • Gracias a la mejora de los enfoques para el tratamiento de estados hipertensivos urgentes, la tasa de supervivencia a 5 años de pacientes sometidos a crisis hipertensivas ha aumentado al 74%.
  • Los factores de riesgo incluyen la edad avanzada, así como el color oscuro de la piel. Además, se observa que en los hombres esta afección se desarrolla dos veces más que en las mujeres.
  • Las complicaciones más frecuentes de la crisis hipertensiva son los trastornos cerebrovasculares (39% - accidente cerebrovascular isquémico, 17% - accidente cerebrovascular hemorrágico) y el edema pulmonar (25%).

Causas de la crisis hipertensiva.

Crisis hipertensiva: una afección que se desarrolla en pacientes con presión arterial alta y que reciben un tratamiento inadecuado. Sin embargo, el porcentaje de desarrollo de esta complicación sigue siendo bastante bajo (en Estados Unidos: 1% para 60 millones de pacientes con hipertensión arterial crónica, más a menudo entre los afroamericanos).

Las causas de crisis hipertensivas incluyen:

  • Negativa a aceptar o recibir tarde medicamentos antihipertensivos
  • Uso de drogas (cocaína, anfetamina), abuso de alcohol.
  • Lesión en la cabeza
  • Algunos tipos de tumores
  • Glomerulonefritis aguda
  • Preeclampsia

Algunas intervenciones quirúrgicas en pacientes con hipertensión crónica pueden conducir al desarrollo de una crisis hipertensiva en el postoperatorio. El mayor riesgo (4-35%) incluye pacientes con perfil cardíaco, sometidos a cirugía en grandes vasos sanguíneos, intervenciones en la cabeza y el cuello, así como pacientes con trauma.

Los factores de riesgo secundarios incluyen:

  • Monitoreo organizado incorrectamente de los indicadores de presión arterial en pacientes
  • Falta de un médico general calificado
  • Fumar
  • Temporada de otoño e invierno

También hubo un aumento en la incidencia de crisis hipertensivas en personas con bajos ingresos y estatus social y seguro médico mínimo.

¿Cómo reconocer el desarrollo de crisis hipertensivas?

Esta complicación pertenece a la categoría de casos de emergencia y es potencialmente mortal para el paciente. El paciente puede notar los siguientes síntomas que describen la crisis hipertensiva:

  • Dolor agudo en el pecho
  • Dolor de cabeza severo acompañado de confusión y visión borrosa.
  • Náuseas y vómitos
  • Aumento de la excitabilidad, el sentimiento de "miedo a la muerte"
  • Falta de aliento, respiración superficial
  • Calambres
  • Sangrado nasal (causas)
  • Pérdida de conciencia

Los síntomas de una crisis hipertensiva en diferentes pacientes pueden manifestarse en diversos grados dependiendo de la lesión del órgano objetivo, y en algunos casos la crisis es asintomática. Con mayor frecuencia, la crisis hipertensiva "tranquila" se observa en hombres negros menores de 25 años.

El desarrollo de síntomas específicos indica la aparición de daños en varios órganos. Los síntomas de una crisis con un curso complicado incluyen:

  • Dolor en el pecho (isquemia o infarto de miocardio)
  • Dolor de espalda (ruptura aórtica)
  • Respiración difícil (edema pulmonar o insuficiencia cardíaca congestiva)
  • Conciencia, convulsiones (accidente cerebrovascular, encefalopatía)

Los síntomas más comunes son:

  • Dolor de cabeza - 22%
  • Sangrado nasal: 17%
  • Debilidad, desmayo - 10%
  • Agitación psicomotora - 10%
  • Dolor en el pecho - 9%
  • Insuficiencia respiratoria: 9%

Los síntomas raros incluyen arritmias y parestesias.

Para una evaluación adecuada de la presión arterial es necesario realizar mediciones en ambas manos, así como usar un manguito del tamaño correcto. La determinación del pulso se realiza en las extremidades superiores e inferiores para la evaluación comparativa del sistema vascular.

En el 83% de los pacientes, se observa daño a un órgano, en el 14% a dos órganos diana, y aproximadamente el 3% desarrolla insuficiencia orgánica múltiple.

Si usted mismo controla su presión arterial y después de la medición, descubre que ha aumentado a 180/110 mm Hg. Art. o superior, repita la medición después de unos minutos y si las cifras siguen siendo las mismas, llame a una ambulancia inmediatamente, ya que es probable que tenga una crisis hipertensiva.

Si algún síntoma de daño a algún órgano aparece en el fondo de la presión arterial alta, llame de inmediato a una ambulancia o solicite que lo lleven al hospital lo antes posible.

Primeros auxilios para el paciente

Incluso antes del examen por un especialista y el nombramiento de un tratamiento específico, el paciente y sus familiares pueden tomar una serie de medidas para reducir el riesgo de complicaciones graves y dar los primeros pasos para reducir la presión arterial alta. La atención de emergencia por una crisis hipertensiva antes de que llegue la ambulancia incluye las siguientes acciones:

  • Acueste al paciente en la cama en una posición reclinada. Mejorará el flujo sanguíneo a los pulmones y facilitará la respiración.
  • En presencia de hipertensión crónica, tome el medicamento recetado en la dosis estándar, independientemente del momento de la dosis anterior. Dentro de media hora, está permitido reducir la presión en no más de 30 mm Hg. Art., Durante 1 hora - no más de 40-60 mm Hg,
  • Tome un medicamento sedante (validol, Corvalol, Valocordin).

Los primeros auxilios para la crisis hipertensiva se llevan a cabo mediante las siguientes preparaciones de tabletas:

  • Captopril (kapoten) Lo más apropiado para comenzar una terapia de crisis, tiene un leve efecto hipotensor. En dosis bajas no causan efectos secundarios graves. La dosis estándar es de 25 mg por vía oral antes de las comidas. Si después de 15-30 minutos el efecto no se ha desarrollado, se permite la administración repetida en la misma dosis,
  • Nifedipina (Adalat, Kordafen, Corinfar, etc.). Medicamentos de alta velocidad con efecto hipotensor a corto plazo. Debe usarse con precaución, ya que existe una alta probabilidad de una fuerte caída de presión incontrolada. En caso de dolor agudo en el corazón, la nifedipina está prohibida, ya que esto puede empeorar la condición del paciente en caso de infarto de miocardio. La crisis hipertensiva rara vez se usa. Dosificación: de ½ a 2 tabletas por vía oral (1 tableta - 10 mg). El efecto hipotensor ocurre dentro de los 5 minutos posteriores a la administración y dura de 4 a 6 horas.
  • Clonidina (Clofelin) Actualmente, casi no se usa (debido a la gran cantidad de efectos secundarios) y es un medicamento de reserva, usado con la ineficacia de otros medicamentos. Se aplica en ½ - 2 tabletas en el interior (1 tableta - 0,15 mg). El tiempo de desarrollo del efecto hipotensor es de 15 a 60 minutos después de la administración. Duración de la acción: hasta 12 horas.

¿Cuándo es necesaria la hospitalización de emergencia?

En presencia de factores de riesgo, el paciente está sujeto a hospitalización obligatoria:

  • diabetes
  • sufrió un derrame cerebral
  • isquemia o infarto de miocardio

Los pacientes con crisis hipertensivas que condujeron al desarrollo de insuficiencia orgánica están sujetos a hospitalización inmediata en la unidad de cuidados intensivos para controlar y normalizar la presión con medicamentos intravenosos. Además, estos pacientes necesitan evaluar regularmente el estado neurológico y controlar la cantidad de líquido liberado.

En tales pacientes, la presión debe reducirse a valores aceptables dentro de una hora. El objetivo es reducir la presión arterial en un 20-25% en una hora, después de lo cual en 2 horas para lograr la estabilización de los indicadores al nivel de 160/100 mm Hg. Art. Lograr un nivel normal de presión arterial debe ocurrir dentro de 1-2 días.

El tratamiento adecuado de la crisis hipertensiva en las condiciones de la unidad de cuidados intensivos u hospital de día tiene como objetivo prevenir el daño a los órganos objetivo y restablecer los indicadores de presión arterial a sus valores originales.

En el entorno hospitalario, en ausencia de síntomas de insuficiencia orgánica, los pacientes diagnosticados con "crisis hipertensiva" son tratados con medicamentos orales con control de presión regular después de 12-24-48 horas. No reduzca drásticamente la presión, ya que esto puede provocar isquemia y colapso. Las recomendaciones generalmente aceptadas sugieren una disminución fraccional de la presión arterial a 160/100 mm Hg. Art. dentro de unas pocas horas (hasta 24) usando pequeñas dosis de medicamentos antihipertensivos con un corto período de acción. Estas drogas incluyen:

  • Labetalol
  • Clonidina
  • Captopril (usar con precaución debido al rápido desarrollo del efecto y al riesgo de una fuerte caída de la presión arterial)

Es necesario evitar el tratamiento agresivo de la hipertensión con infusiones intravenosas y altas dosis de medicamentos antihipertensivos, ya que esto puede conducir a isquemia cerebral, miocardio, riñones o causar desprendimiento de retina con el desarrollo de ceguera.

En esta etapa, el tratamiento puede llevarse a cabo de forma ambulatoria, siempre que el paciente reciba asesoramiento sobre la toma de los medicamentos recetados y describa los casos en los que se debe aumentar la dosis de los medicamentos tomados o se debe comenzar el uso de medicamentos adicionales.

Entre los medicamentos antihipertensivos de acción rápida, se da preferencia a medios tales como:

  • Labetalol
  • Esmolol
  • Fenoldopam
  • Clevidipina
  • Nitroprusiato
  • Nicardipina

Enalapril y otros medicamentos del grupo de inhibidores de la ECA no se recomiendan para el tratamiento de formas complicadas de crisis hipertensivas. Estas recomendaciones se explican por el inicio lento de la acción (1 hora) y la larga duración del efecto hipotensor (6 horas). Además, el uso de inhibidores de la ECA puede exacerbar la gravedad de la insuficiencia renal en un paciente.

Labetalol - bloqueador a1 no selectivo, que proporciona un efecto hipotensor estable durante al menos 5 horas. Una característica de su acción es mantener un gasto cardíaco normal y la expansión de los vasos periféricos sin un impacto negativo en el flujo sanguíneo cerebral, renal y coronario. Se observa una mejora significativa después del labetalol en pacientes con encefalopatía hipertensiva, y también es el fármaco de elección para el accidente cerebrovascular isquémico agudo y la isquemia miocárdica.

Esmolol - alfabloqueante con un período de acción muy corto. Reduce la contractilidad miocárdica y la frecuencia cardíaca. Se usa con precaución en el infarto agudo de miocardio en combinación con nitroglicerina.

Nicardipina (Nifedipina) es un medicamento del grupo de los bloqueadores de los canales de calcio, que tiene un efecto vasodilatador en los vasos del cerebro y el corazón. La ventaja de usar este medicamento es mejorar el flujo sanguíneo coronario, lo que permite que se use con éxito en pacientes con enfermedades de los vasos coronarios. Su cita se recomienda para pacientes con accidente cerebrovascular isquémico, siempre que la presión arterial supere la línea de base.

Clevidipina - un nuevo fármaco de acción corta del grupo de bloqueadores de los canales de calcio, que es un vasodilatador arterial selectivo utilizado en el quirófano y la unidad de cuidados intensivos. Es una droga alternativa, segura para el tratamiento de condiciones hipertensivas moderadas a severas.

Fenoldopam - Agonista del receptor A1-dopamina con efecto vasodilatador periférico y diurético. Es un medicamento de acción rápida, bien tolerado y altamente efectivo para uso intravenoso en el tratamiento de la hipertensión severa.

El uso de nifedipina con un efecto a corto plazo hoy en día se considera inseguro debido a una fuerte disminución incontrolada de la presión arterial, que puede causar isquemia en el cerebro, los riñones y los vasos coronarios.

Nitroglicerina - Vasodilatador, que reduce la carga sobre el corazón y normaliza su trabajo. Usualmente se usa en combinación con otras drogas antihipertensivas.

Hidralazina - Vasodilatador directo con una vida media de aproximadamente 10 horas. Se usa con más frecuencia en mujeres embarazadas, porque mejora el flujo sanguíneo uterino (los inhibidores de la ECA tienen un efecto teratogénico y están contraindicados durante el embarazo).

En el futuro, los pacientes sometidos a crisis hipertensivas, es necesario continuar el tratamiento con medicamentos antihipertensivos, como regla, en una dosis más alta. Después de una crisis hipertensiva, tratada de forma ambulatoria o después del alta del hospital, debe visitar al médico o cardiólogo del distrito para determinar otras tácticas de tratamiento y seleccionar el régimen de tratamiento óptimo.

En cuanto a la crisis hipertensiva, hay varios datos estadísticos confirmados. La supervivencia a tres años es de aproximadamente el 40%.

Las causas más comunes de muerte para los pacientes son:

  • Insuficiencia renal: 39,7%
  • Carrera - 23.8%
  • Infarto de miocardio: 11,1%
  • Insuficiencia cardíaca: 10,3%

En muchos sentidos, las altas tasas de mortalidad están asociadas con la falta de un tratamiento adecuado y el incumplimiento del régimen prescrito. Solo en el 6% de los casos, antes del alta, todos los estudios necesarios se llevaron a cabo en pacientes, y en el 10% de los casos no se realizaron estudios en absoluto.

En pacientes con crisis hipertensivas que no recibieron tratamiento, la tasa de mortalidad dentro de 1 año es del 79%. Con un tratamiento adecuado y el cumplimiento del régimen recomendado, la tasa de supervivencia a 5 años de los pacientes sometidos a crisis hipertensivas supera el 80%.

Primeros síntomas síntomas

Sangre de la nariz, dolor de cabeza intenso, mareos: ¡estos son los primeros síntomas de presión arterial alta!

Los signos de aumentarlo no son todos iguales. Muchos no sienten nada en absoluto.

Muy a menudo, las personas se quejan de:

  • dolor de cabeza y mareos ocasionales,
  • náuseas
  • visión borrosa
  • dolores en el lado izquierdo del cofre,
  • palpitaciones del corazón
  • ritmo cardíaco alterado
  • falta de aliento

El médico puede determinar la patología por manifestaciones objetivas:

  1. excitación o inhibición del paciente,
  2. la presencia de temblores o escalofríos musculares,
  3. alta humedad y enrojecimiento de la piel,
  4. aumento persistente de la temperatura de no más de 37.5ºС,
  5. signos de violaciones del sistema nervioso central,
  6. síntomas de hipertrofia ventricular izquierda,
  7. escote y énfasis II tono del corazón,
  8. Sobrecarga sistólica del ventrículo izquierdo del corazón.

La mayoría de las patologías hipertensivas se acompañan de 1 a 2 síntomas. Y solo en casos raros hay varios de sus signos. El principal indicador de una crisis hipertensiva es un fuerte aumento de la presión arterial a un nivel crítico.

El ataque, que pasa sin complicaciones, dura solo unas pocas horas. Los medicamentos antihipertensivos ayudan a sobrellevarlo.

Incluso una crisis sin complicaciones es una amenaza para la vida del paciente, por lo que es necesario reducir rápidamente el nivel de presión arterial. Crisis severa es complicaciones peligrosas. ¡A veces se desarrolla en dos días! A menudo se acompaña de confusión de la conciencia del paciente, vómitos, calambres, asma, estertores húmedos y, a veces, coma.

Causas de la patología

Muy a menudo, el desarrollo de crisis hipertensivas contribuye a un tratamiento inadecuado o una fuerte negativa del paciente a recibir medicamentos antihipertensivos. Y solo en casos raros, esta condición es el primer signo de hipertensión.

Los factores provocadores de la alta presión son:

  • estrés constante
  • esfuerzo físico excesivo
  • negativa a tomar medicamentos antihipertensivos.

Crisis de primeros auxilios

Si sospecha los primeros signos de presión arterial alta, debe llamar urgentemente al equipo de ambulancia. Para ayudar al paciente, se pueden tomar medidas de primeros auxilios antes de la llegada de los médicos. Hipertensivo necesita acostarse en la cama para que asuma la posición de "medio sentado". Es mejor poner almohadas altas debajo de la cabeza y los hombros.

Para aliviar la condición del paciente, puede hacerle baños tibios de pies o manos. Otra opción es poner tiritas de mostaza en el cuello o las pantorrillas.

El médico después de la llamada determinará si la hospitalización es necesaria para el paciente. Si no hay signos de complicaciones, los medicamentos antihipertensivos ayudarán. Con una crisis hipertensiva complicada, se requiere hospitalización del paciente. Un especialista puede hacer una inyección para bajar la presión.

Asistencia medica

La atención médica y el tratamiento adicional de pacientes hipertensos después de una crisis son los siguientes:

  1. El paciente requiere reposo en cama.
  2. El paciente no puede beber muchos líquidos.
  3. Se requiere una dieta sin sal.
  4. Duerme o simplemente necesita descansar en la posición de media sentada.
  5. El paciente necesita tranquilidad, especialmente si la crisis es causada por el estrés. Para la administración oral, se le prescriben combinaciones de varios medicamentos. Por ejemplo, aceite de menta, fenobarbital, etilbromizovalerianat o tintura de valeriana con agripalma.
  6. La terapia hospitalaria comienza con una inyección intravenosa de 10 mg de diazepam. Si no hay signos de ansiedad, se administra al paciente una dosis similar de medicamento por vía oral. Si la patología se acompaña de síntomas dolorosos en forma de edema pulmonar, dolor de cabeza intenso, vómitos o depresión severa, entonces Diazepam se reemplaza con algunos medicamentos antipsicóticos. Por ejemplo, Droperidol. Al mismo tiempo, haga una inyección intravenosa de 5 mg del medicamento.
  7. Para hacer frente a la enfermedad, que transcurre sin incidentes, se recomienda al paciente en el hogar:
    • Clonidina (dentro de 0.075 a 0.15 mg),
    • Captopril (en el interior de 6.25 a 50 mg),
    • Nifedipina (debajo de la lengua). Este medicamento no es adecuado para el tratamiento a largo plazo de la hipertensión, y no se usa para la crisis isquémica cerebral.

Enalapril de 1.25 a 5 mg a menudo se usa por vía intravenosa para aliviar cualquier complicación con la presión arterial alta. El medicamento comienza a actuar después de 20 a 30 minutos, la duración de su acción, aproximadamente 6 horas.

El diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado siempre dan buenos resultados. Las crisis hipertensivas severas con retraso en el tratamiento o el incumplimiento de la prescripción de un médico están plagadas de muerte.

CONTRAINDICACIONES DISPONIBLES
NECESITA CONSULTA DEL DOCTOR DEL TRATAMIENTO

Síntomas de crisis hipertensiva.

Los síntomas más comunes de una crisis hipertensiva son:

  • Un aumento brusco de la presión arterial a tasas individualmente altas (mientras que para diferentes pacientes, los índices de 130/90 y 240/120 mmHg pueden ser igualmente peligrosos, lo que depende principalmente de la presión inicial "de trabajo" del paciente),
  • Dolores de cabeza de intensidad variable,
  • Mareos
  • Visión borrosa
  • Debilidad severa
  • Náuseas, que también pueden ir acompañadas de vómitos,
  • La aparición del velo ante los ojos,
  • Parpadeo de puntos negros ("moscas") ante los ojos,
  • Sudoración excesiva
  • Dolor en el corazón
  • Sensación de constricción del corazón.
  • Pulsaciones en la región temporal,
  • Enrojecimiento de la piel
  • Irritabilidad, nerviosismo, agitación excesiva,
  • Condición de pánico,
  • La repentina aparición del miedo a la muerte.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que ciertos síntomas de una crisis hipertensiva pueden estar ausentes o presentes en cada caso particular.

Atención de emergencia en crisis hipertensivas

La duración de la crisis hipertensiva en la mayoría de los casos es de aproximadamente dos a tres horas. Y cuanto más largo sea, más graves serán sus consecuencias para el paciente. Esto se debe al hecho de que la condición de crisis se acompaña de un fuerte espasmo de los vasos sanguíneos, como resultado de lo cual hay una desnutrición del cerebro y otros órganos vitales (corazón, riñones, etc.). Por lo tanto, los primeros auxilios en crisis hipertensivas son un evento muy importante, que permite preservar la salud y la vida del paciente.

Medidas de emergencia necesarias para crisis hipertensivas:

  • Coloque al paciente en una posición reclinada para que levante la cabeza (esto asegurará la salida de sangre de la cabeza),
  • Proporcionar una atmósfera de completa paz (tanto mental como física),
  • Mida regularmente la presión arterial y la frecuencia cardíaca por minuto hasta que llegue un equipo de ambulancia (se recomienda tomar mediciones cada 15 minutos)
  • Baño de pies caliente (si el paciente no tiene venas varicosas),
  • Compresa fría en el cuello y la región occipital,
  • Para evitar el vómito, no le dé agua al paciente.
  • Para aliviar una crisis hipertensiva, administre al paciente un medicamento para reducir la presión (sin embargo, recuerde que una fuerte disminución de la presión arterial puede provocar un espasmo de los vasos sanguíneos y provocar cambios patológicos en los procesos metabólicos en el cerebro, por lo tanto, se recomiendan medicamentos como corinfar o captopril para 1/4 tabletas cada media hora, debes medir constantemente la presión),
  • Déle al paciente un sedante (porque el pánico y el miedo a la muerte contribuyen a un aumento adicional de la presión arterial).

En aquellos casos en que no hay drogas de acción hipotensiva a la mano, no-shpa (2 tabletas) y algunos medios de acción sedante (por ejemplo, Corvalol, Valeriana o Valocordina) serán adecuados para primeros auxilios para una crisis hipertensiva.

La atención de emergencia en crisis hipertensivas, acompañada de hemorragias nasales, se reduce a taponarse la nariz. Al mismo tiempo, es necesario asegurarse de que el paciente mantenga la cabeza lo suficientemente alta, pero no la tire hacia atrás. Se coloca una compresa fría en el área de la nariz y se colocan vendajes empapados en peróxido de hidrógeno en la nariz (se debe tener en cuenta que pueden demorar hasta dos metros para ser apisonados). Como regla general, después de 10-15 minutos, la sangre se detiene. En general, el sangrado en una crisis hipertensiva no debería ser aterrador, ya que es una buena señal: la salida de sangre ayuda a reducir la presión intracraneal, lo que podría provocar la ruptura de los vasos sanguíneos en el cerebro.

Tratamiento de crisis hipertensivas

La primera ayuda médica es el alivio de una crisis hipertensiva. El tratamiento adicional de la crisis hipertensiva se reduce a prevenir el re-desarrollo de tales condiciones.

En caso de crisis sin complicaciones, se recomienda tomar 1-2 tabletas de un medicamento como catapresan o captopril. Si no hay mejoría después de eso, es necesario inyectar por vía intravenosa dibazol, rauseed, obzidan, clonidina, pentamina u otro fármaco de acción similar.

En los casos en que el paciente tiene un aumento de la presión arterial acompañado de taquicardia, se usan betabloqueantes de tipo no selectivo para detener la crisis hipertensiva.

El alivio de una crisis hipertensiva que se desarrolló en el contexto del embarazo con las complicaciones concomitantes en forma de patología de los riñones, los bronquios y los pulmones se realiza con mayor frecuencia con nifedipina.

La terapia de las condiciones de crisis complicadas se lleva a cabo exclusivamente en el hospital.

El tratamiento de la crisis hipertensiva debe ir necesariamente acompañado de una dieta especial y una revisión exhaustiva de su estilo de vida.

Crisis hipertensiva: ¿qué es?

La hipertensión arterial a menudo se manifiesta como una complicación grave y peligrosa que amenaza la salud y la vitalidad de una persona. ¿Cómo surge una condición tan crítica? La crisis hipertensiva es un ataque de aumento repentino de la presión sistólica y diastólica. Acompañado por el deterioro de la función de ciertos órganos (cerebro, corazón, riñones). El fenómeno ocurre más a menudo en comparación con un ataque hipotónico.

No existe un estándar inicial exacto para este diagnóstico, todos los pacientes tienen sus propios estándares de presión de trabajo, a partir de los cuales se cuenta el recuento de su aumento y la aparición de los síntomas. Es más correcto considerar un aumento brusco (en unas pocas horas) de la presión arterial (PA) a los máximos personales, acompañado de problemas desde dolores de cabeza hasta fallas en los sistemas neurológico y cardíaco; esto es lo que es una crisis. La situación puede desencadenarse por la aparición de razones de una naturaleza completamente diferente: estrés, cambio en el clima y el clima, el alcohol, el rechazo de los agentes hipertensivos.

Crisis hipertensiva - clasificación

Según el tipo de patogénesis, hay tipos de crisis:

  • Eukinetic Un caso frecuente, al mismo tiempo, la presión superior e inferior crece rápidamente. Complicado por la insuficiencia del ventrículo izquierdo del corazón, que está plagado de edema pulmonar.
  • Hipercinético Aumento rápido de la presión superior. El dolor pulsa en la cabeza, aparecen "moscas" ante mis ojos, fiebre, debilidad en el cuerpo. El paciente está enfermo y vomita.
  • Hipocinética Lentamente aumenta la presión baja, lo que aumenta el dolor de cabeza y los mareos. Hay náuseas, vómitos.

La presencia de un tipo de lesiones de órganos puede causar afecciones complicadas y sin complicaciones:

  • La primera opción es habitual para el grado de hipertensión I-II. En el contexto de los síntomas que surgen rápidamente, la presión arterial alta no dura mucho, por varias horas. Las drogas efectivamente normalizan el estado del cuerpo, regulan los indicadores de presión.
  • La segunda opción es característica para el grado II-III. La crisis se complica por la encefalopatía hipertensiva, que provoca dolor temporal y dolor de cabeza, trastornos visuales. Gradualmente, las manifestaciones crecen, es posible una crisis cardíaca o isquémica, edema pulmonar, disfunción renal aguda y pérdida de conciencia. Los síntomas de un ataque pueden durar un tiempo después de la normalización de la presión.

Crisis hipertensiva - causas

En la exacerbación del mecanismo desencadenante, a menudo actúa la recepción irregular o el rechazo de los medicamentos recetados, reemplazándolos por medios de mala calidad. Para tratar el problema de manera efectiva es necesario, adherirse al esquema, pensado personalmente para el paciente, teniendo en cuenta otros medicamentos tomados. Debe tenerse en cuenta que ciertos medicamentos (no esteroides, estrógenos, antidepresivos) debilitan el resultado de los medicamentos para la hipertensión.

En la etiología, entre otras causas importantes de crisis hipertensivas se consideran:

  • nervios psicoemocionales,
  • dependencia meteorológica,
  • abuso de alcohol, café, fumar,
  • exceso de sal en los alimentos,
  • falta de sueño
  • cambios hormonales en mujeres,
  • enfermedades con síntomas de hipertensión (renal, diabetes).

La crisis característica de la hipertensión, puede manifestarse de forma saludable y hacerte sufrir un dolor de cabeza. Según la clasificación internacional de la salud, código ICD 10, la enfermedad pertenece a la hipertensión primaria, pero puede estar en el fondo de fenómenos secundarios de la enfermedad. En la patogénesis, debido a una violación de la regulación vascular, comienza el espasmo arterial, luego se acelera el latido del corazón, aparecen el miedo y el pánico. Como resultado, surge un círculo vicioso, la reacción deja de ser autónoma. La presión hace un salto brusco, muchos órganos caen en un estado hipóxico.

Crisis hipertensiva - síntomas

La sintomatología de un agravamiento es variada, el dolor de cabeza se considera un síntoma generalizado, especialmente en sus primeras etapas. Puede comenzar a sentirse mareado, aparecer tinnitus, las náuseas se unen a esto. El dolor se localiza en la frente, occipucio, en las sienes, crece con el movimiento de la cabeza, se siente en los ojos y puede caracterizarse como pulsante y apremiante. Otros síntomas de crisis hipertensiva:

  • miedo repentino, ansiedad,
  • escalofríos
  • enrojecimiento, hinchazón de la cara,
  • sudoración fría
  • El cuerpo se arrastra, tiritando,
  • discapacidad visual (discapacidad visual, efecto fantasma, cubierta, vista frontal),
  • vómitos
  • falta de aire
  • aumento de los latidos del corazón

Tratamiento de crisis hipertensiva

Reducir la presión arterial es necesario gradualmente para evitar un efecto negativo en los riñones y el cerebro. El estado debe detenerse por vía intravenosa con clonidina, nifedipina, alcanzando una disminución de la presión de no más del 25% en dos horas. En las próximas seis horas, es necesario controlar las quejas y una disminución de la presión arterial a las indicaciones en que el paciente se siente mejor. Puede requerir un diagnóstico extendido (actividad auscultatoria detectable de otros órganos).

El tratamiento de una crisis hipertensiva se continúa tomando píldoras fuera de la sala de cuidados intensivos del hospital, aunque inicialmente la hospitalización es obligatoria no para todos, sino principalmente para casos complicados. Los casos de hipercrisis no complicada se normalizan de forma ambulatoria después de las inyecciones necesarias (sulfato de magnesio) o de tomar tabletas de Captopril y Capoten. El paciente continúa recuperándose de una crisis hipertensiva en el hogar. Eliminar el estrés físico en la dieta limita el líquido y la sal. Se requiere un ambiente psicológico cómodo.

Detener la crisis hipertensiva

La tarea de detener una crisis hipertensiva no es normalizar la presión arterial, sino sacar al paciente de una situación peligrosa, reduciendo la hipertensión a 160-170 niveles superiores y 90-100 niveles inferiores. La normalización se recomienda para mujeres embarazadas con toxicosis en el último trimestre y es posible para un niño o adolescente con glomerulonefritis aguda. El medio básico de hipercrisis es Niprid, Nifedipina, se administran por vía intravenosa bajo control. Cuando el edema conecta los diuréticos.

Disparos de presión

Para normalizar la presión de los médicos, la crisis de ambulancias utiliza magnesia. ¡Debemos darnos cuenta de que este medicamento es necesario como ayuda de emergencia, y no como una táctica terapéutica constante! Todavía hay pacientes que a menudo practican dicha inyección de presión debido a su efecto pronunciado: corren el riesgo de mortalidad. Raramente cuando la magnesia se prescribe para uso independiente.

En la clínica, se administra una crisis por vía intravenosa:

  • Captopril, Clofelin, Lasix, Nifedilin: regulan suavemente la presión arterial,
  • Euphyllinum: facilita la respiración,
  • Relanium, Papaverine - alivia el espasmo muscular,
  • Nitroprusiato de sodio: para resolver la falla del ventrículo izquierdo del corazón.

Cómo eliminar la crisis hipertensiva en casa

Si, por alguna razón, la atención médica rápida no es posible, los pacientes hipertensos experimentados deben recibir jeringas y medicamentos inyectables para aliviar un ataque (crisis) por su cuenta. Las inyecciones intramusculares de furosemida, dibazol, piracetam, no-shpy y, en su ausencia, las píldoras habituales para la presión ayudarán a eliminar la crisis hipertensiva en el hogar. Otras acciones:

  • El paciente necesita desabrocharse el collar, acostarse con la cabeza en alto o sentarse.
  • Requiere aire tranquilo y fresco, con un escalofrío: coloque una almohadilla térmica o yeso mostaza en los pies.

Dieta para crisis hipertensivas

En la tarea de cómo recuperarse de una crisis hipertensiva y curar la enfermedad con manifestaciones de convulsiones, la dieta es un factor importante para prevenir la exacerbación:

  • Nutrición en crisis hipertensiva fraccional, 5-6 veces, el líquido es limitado, no más de un litro por día.
  • El consumo de grasas animales, carbohidratos, sal y extractos disminuye, y los alimentos ricos en fibra, potasio, magnesio y vitaminas se introducen en el menú.
  • La comida se cocina en forma hervida.
  • Los días de descarga (fruta, kéfir) son necesarios para eliminar el exceso de líquido.

Recuperación después de una crisis hipertensiva.

En la hipertensión, es deseable abandonar el tabaco y el alcohol, tanto hombres como mujeres. La recuperación de una crisis hipertensiva requiere un estilo de vida saludable (ejercicio, natación, ciclismo, esquí, incluso caminar), todo esto tiene un gran efecto en la rehabilitación del cuerpo y la prevención general, pero habrá que abandonar el ejercicio excesivo. La tarea del paciente durante una crisis es evitar situaciones estresantes, observar el régimen diario y controlar la presión, que debe medirse diariamente. ¡Deben aplicarse los fármacos antihipertensivos asignados!

Complicaciones de la crisis hipertensiva.

Las consecuencias de una crisis hipertensiva son graves:

  • Violación del cerebro de la cabeza, pérdida de memoria, confusión de la conciencia.
  • Trastornos neurológicos
  • La insuficiencia cardíaca es aguda y estancada.
  • Isquemia, infarto de miocardio.
  • Cambios en el tono muscular, calambres.
  • Aneurisma aórtico.

¿Qué es una crisis hipertensiva?

La crisis hipertensiva es un aumento repentino de la presión arterial, como resultado de lo cual el bienestar de una persona se deteriora. Es muy difícil predecir el desarrollo de la crisis. Para cada paciente en particular, una crisis hipertensiva se caracteriza por un mayor nivel de presión arterial, que es diferente de uno normal. Incluso si la presión medida se considera normal para la mayoría de las personas, puede ser demasiado alta para esa persona.

¿Qué es la crisis hipertensiva peligrosa?

La crisis hipertensiva es peligrosa porque causa complicaciones graves: los órganos vitales se ven afectados: hígado, riñones, corazón y cerebro. Además, la crisis hipertensiva puede conducir al deterioro de la visión. Por lo tanto, cuando aparecen los síntomas de una crisis, es importante brindar asistencia oportuna y de alta calidad. Es para eliminar los síntomas y prevenir la aparición de complicaciones. Un técnico calificado debe seleccionar los medicamentos que le permiten restablecer rápidamente la presión arterial normal. Una sobredosis de medicamentos o una acción excesiva puede causar problemas adicionales con el suministro de sangre. En este caso, los tejidos y órganos se verán privados de la cantidad necesaria de oxígeno.

El médico selecciona el medicamento, dada la edad del paciente y las características de su cuerpo. Cuando se ayuda con crisis hipertensivas, es importante calcular con precisión la tasa de reducción de la presión arterial y el nivel óptimo que se debe alcanzar como resultado.

Factores de riesgo

Las causas de esta afección en humanos son:

estrés o estrés emocional

condiciones climáticas cambiantes: un fuerte enfriamiento, calentamiento, vientos,

comiendo grandes cantidades de sal

cancelación de la terapia para aquellos que han estado tomando medicamentos antihipertensivos durante mucho tiempo.

Sin embargo, la causa más común sigue siendo la tensión nerviosa. Entre las principales manifestaciones de una crisis hipertensiva se encuentra un sentimiento de miedo y ansiedad, del cual es necesario deshacerse en primer lugar para que la presión vuelva a la normalidad.

Tipos de crisis hipertensivas

La crisis es de dos tipos, según la gravedad:

La crisis hipertensiva del primer tipo es más fácil y más rápida. El ataque puede durar solo unas pocas horas. En este momento, el paciente está excitado, sufre dolor de cabeza, mareos, experimenta molestias en el corazón. Puede temblar a través del cuerpo. De los signos externos, el más llamativo es el enrojecimiento de la piel de la cara y el cuello. En el análisis bioquímico de la sangre durante la crisis hipertensiva del primer tipo, se detecta un mayor número de leucocitos y, en la orina, proteínas. La presión aumenta, el pulso se acelera. Este tipo de crisis hipertensiva a menudo se llama sin complicaciones. Esto significa que durante una exacerbación de la enfermedad, los órganos diana (cerebro, corazón, riñones) no sufren. Para hacer frente a la crisis, debe ayudar al paciente durante el día. Muy a menudo, hay suficiente medicación y reposo en cama. Con una crisis hipertensiva sin complicaciones, no hay necesidad de hospitalización,

La crisis hipertensiva del segundo tipo dura varios días. Los síntomas en este caso son los mismos, sin embargo, son más pronunciados. El paciente tiene mareos, dolor de corazón, náuseas, vómitos, pérdida de visión. Entre las principales complicaciones de esto están el ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, edema pulmonar. El análisis de sangre muestra un aumento en la velocidad de sedimentación globular y un mayor número de glóbulos blancos. Este tipo de crisis se conoce como complicado. En la mayoría de los casos, el paciente tiene que ser hospitalizado, ya que existe la amenaza de daño a los órganos diana. Se debe proporcionar asistencia de inmediato, de lo contrario no será posible evitar complicaciones graves hasta la muerte.

La crisis hipertensiva complicada generalmente se repite en forma de ataques periódicos. El grupo de riesgo incluye pacientes que padecen hipertensión arterial crónica. Para evitar crisis, debe controlar el curso de la enfermedad. Entre los pacientes con hipertensión, se observó una alta mortalidad debido a crisis hipertensivas.

Epidemiologia

En la mayoría de los casos, la llamada del equipo de asistencia médica de emergencia es causada por la crisis hipertensiva. Dependiendo de la región, los pacientes reciben un tratamiento de diferente calidad, el grado de complicaciones también varía. La situación más favorable es en Europa occidental. Allí, el número de casos de crisis hipertensivas ha disminuido debido al alto nivel de desarrollo de la medicina. También se asocia con diagnósticos de alta calidad, lo que da tiempo para detectar la presencia de la enfermedad y prevenir su exacerbación.

Rusia se queda muy atrás en este indicador. Solo una cuarta parte de los pacientes reciben tratamiento oportuno, por lo que los casos de crisis hipertensivas son mucho más comunes. Son más comunes entre las mujeres. Los hombres sufren crisis hipertensivas con menos frecuencia. La frecuencia de las exacerbaciones de la enfermedad se debe en gran medida al sistema imperfecto de las instituciones médicas en Rusia y la falta de trabajo coordinado de los equipos de ambulancias, clínicas y departamentos de hospitalización.

Las consecuencias de la crisis hipertensiva.

La falta de atención médica oportuna para la crisis hipertensiva puede tener graves consecuencias: daño a los riñones, los vasos sanguíneos, el corazón y el cerebro, el edema pulmonar, el infarto de miocardio y la angina. A menudo desarrollan trastornos del sistema nervioso central, por ejemplo, accidente cerebrovascular o coma.

Mareos

Después de una crisis hipertensiva, muchos pacientes experimentan dificultades con la orientación en el espacio y una sensación de la posición de su cuerpo en él, se sienten muy mareados. Es necesario consultar a un médico para determinar la causa exacta de este fenómeno.

Quizás no fue una crisis hipertensiva lo que provocó mareos, sino otra enfermedad. Durante un ataque, que generalmente toma por sorpresa, no debe entrar en pánico, sentarse y no cerrar los ojos, sino tratar de concentrarse en algo.

Si te duele la cabeza ...

Los dolores de cabeza son el síntoma más común de una crisis hipertensiva y una de sus posibles consecuencias. El ataque pasa, pero la incomodidad en el cuello permanece. En este caso, se requieren medicamentos, que solo pueden ser recetados por el médico tratante.

Muchos medicamentos que se usan en crisis hipertensivas son potentes, por lo que la dosis debe calcularse con precisión. Durante el período de rehabilitación después del ataque, se recomienda observar el reposo en cama, lo que aliviará las consecuencias en forma de dolor de cabeza. Sin embargo, no debe tolerarse, es necesario contactar a un especialista que le recomendará un medicamento anestésico.

Algoritmo de acción en crisis hipertensivas

Antes de comenzar el tratamiento para la crisis hipertensiva y usar medicamentos potentes, debe ayudar al paciente a sobrellevar el miedo y la ansiedad que inevitablemente surgen en tales casos.

Eliminar las molestias psicológicas permite la tintura de valeriana, Corvalol, agripalma. La respiración del paciente debe ser uniforme. Unas pocas respiraciones profundas y exhalaciones ayudarán a restaurarlo. También es importante proporcionar aire fresco en la habitación y colocar al paciente en una cama o sentarse en una silla.

Para reducir la presión antes de la llegada de una ambulancia, puede usar el medicamento recetado por su médico. Si el paciente experimenta dolor severo en el tórax, se usa nitroglicerina. La presión debe medirse cada cuarto de hora. Si dentro de un par de horas no hay mejoría, debe llamar a un médico.

Para proporcionar asistencia calificada, el médico debe obtener la información más completa sobre la naturaleza de la enfermedad del paciente y descubrir lo siguiente:

cuánto tiempo se ha desarrollado la hipertensión

qué presión se considera elevada para el paciente y cuánto, reducida,

cuanto dura el ataque

¿El paciente toma algún medicamento regularmente?

qué medicamentos se han usado desde el inicio de esta crisis hipertensiva,

si el paciente sufre de enfermedades crónicas, como diabetes.

Cuanto más sepa el médico sobre las características del paciente, más rápido podrá proporcionar la asistencia necesaria. Además, el especialista debe determinar el tipo de crisis hipertensiva, dependiendo de lo que se prescribirá el tratamiento.

El primer tipo, la crisis hipertensiva hipercinética, se asocia con un aumento en la intensidad del trabajo del corazón, en cuyo contexto se produce un aumento de la presión arterial sistólica, al mismo tiempo, estos procesos no tienen ningún efecto sobre la presión diastólica. El paciente tiene sudoración profusa, taquicardia. Después de unas horas, la crisis hipertensiva pasa.

El segundo tipo de crisis es la hipocinética. Se manifiesta en un cambio en la presión arterial diastólica y sistólica. La crisis hipertensiva ocurre durante varios días, el paciente experimenta debilidad general, hay un enrojecimiento notable de la piel, aparecen manchas en ella. Los órganos objetivo a menudo se ven afectados. Para seleccionar medicamentos para ayudar al paciente, el médico de urgencias debe determinar el tipo de crisis hipertensiva de acuerdo con esta clasificación. Los medicamentos se administran por vía intravenosa o por vía oral, dependiendo de si la crisis hipertensiva es complicada o no.

El alivio de una crisis hipertensiva sin complicaciones implica una disminución gradual de la presión arterial. En el caso de una crisis hipercinética, el uso de un solo medicamento es suficiente, con la terapia hipocinética debe ser compleja.

Clonidina (clonidina)

La principal ventaja de este medicamento es que puede usarse para tratar pacientes con taquicardia. Varios medicamentos utilizados para aliviar la crisis hipertensiva pueden aumentar el gasto cardíaco. Cloffelin no tiene esta propiedad. El más rápido permite reducir la presión con inyección intramuscular. La administración oral asegura el efecto deseado en una hora. Si la presión no se reduce después del primer uso, el procedimiento se repite nuevamente después de 60 minutos.

La recepción de clonidina está contraindicada durante el trabajo difícil y la necesidad de concentración constante de atención. Esto se debe al fuerte efecto sedante que la droga tiene en el cuerpo. El efecto calmante de la clonidina puede ser excesivo, lo que crea dificultades para una evaluación adecuada de la condición del paciente. Por lo tanto, si la causa de una crisis hipertensiva se ha convertido en un trastorno mental, es necesario utilizar otro remedio. La droga tampoco debe combinarse con el uso de bebidas alcohólicas.

Este medicamento relaja rápidamente los vasos sanguíneos y facilita el flujo sanguíneo. La nifedipina está disponible en píldoras que se mastican primero y luego se tragan. El período máximo de tiempo que permite lograr el efecto deseado es media hora. Por lo general, la presión cae aún más rápido. Es posible guardar el resultado logrado en varias horas.

Según los científicos estadounidenses, el uso regular de nifedipina puede conducir a un resultado negativo y contribuir al desarrollo de isquemia. Esto se debe a una tasa demasiado alta de disminución de la presión arterial bajo la acción del medicamento. Dado que algunos pacientes después de tomar nifedipina sienten dolores de cabeza severos, el uso de esta herramienta en crisis hipertensivas es posible solo para aquellos que ya han recibido tratamiento para ellos y no han experimentado ningún efecto secundario.

Es un medicamento económico pero efectivo que le permite bajar rápidamente la presión arterial durante una crisis hipertensiva. Entre sus principales ventajas, hay seguridad para pacientes de edad avanzada. Además, después de su recepción no se observa deterioro del flujo sanguíneo cerebral. Se recomienda usar Captopril no solo en casos de emergencia en caso de una crisis hipertensiva, sino también para normalizar la presión arterial constantemente.

La crisis hipertensiva complicada requiere el uso de medicamentos que se administran por vía intravenosa. Esto le permite reducir rápidamente la presión al nivel deseado.

Nitroprusiato de sodio

Este medicamento reduce rápidamente la presión arterial y su efecto puede controlarse. Para lograr el efecto deseado puede ser unos minutos después de la inyección de nitroprusiato de sodio. Mientras toma el medicamento, debe controlar constantemente la presión arterial.

El uso de nitroprusiato de sodio provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y una disminución de los latidos del corazón. Todo esto provoca una redistribución del flujo sanguíneo, e incluso en las enfermedades coronarias, un empeoramiento del flujo sanguíneo coronario. El medicamento permanece en la sangre durante mucho tiempo, por lo que si lo toma en grandes dosis, es posible una intoxicación tóxica. Se manifiesta en forma de náuseas y debilidad.

Nitroglicerina

La nitroglicerina a menudo se usa en forma de tabletas, pero sus inyecciones son más efectivas. Tiene un efecto rápido en el cuerpo, que también se detiene rápidamente. El ajuste de la tasa de reducción de la presión arterial puede aumentar gradualmente la dosis.

La nitroglicerina se parece mucho al nitroprusiato de sodio, pero tiene una ventaja significativa, ya que no aumenta el suministro de sangre en ciertas áreas del músculo cardíaco en pacientes con enfermedad coronaria.

Hoy en día, este medicamento rara vez se usa en comparación con otros medicamentos del mismo grupo. Esto se debe a los diversos efectos secundarios que causa. Una disminución de la presión con diazóxido se acompaña de enrojecimiento de la piel, mareos y fuertes dolores de cabeza.

Para minimizar los efectos secundarios, el medicamento debe administrarse, combinándolo con otros medicamentos o recurriendo al método de goteo. En la mayoría de los casos, las inyecciones se realizan en pequeñas dosis a intervalos cortos.

Hidralazina

La inyección intravenosa o intramuscular de hidralazina ayuda a relajar las arterias y a disminuir la presión arterial. Esto causa taquicardia. Además, en la mayoría de los casos, el uso de este medicamento causa dolor de cabeza, ya que aumenta la presión intracraneal.

La hidralazina no es adecuada para pacientes con enfermedad coronaria y aneurisma aórtico. Pero este es un remedio eficaz para la crisis hipertensiva para las mujeres embarazadas que sufren de eclampsia, ya que es absolutamente seguro para la salud de la madre y el niño.

Trimetafano camsilate

Las inyecciones de este medicamento se llevan a cabo por vía intramuscular. Su acción es de corta duración, y la tasa de reducción de la presión arterial se puede controlar fácilmente. Trimetaphan camsilate reduce la fuerza de las contracciones del corazón, por lo tanto, es adecuado para pacientes con aneurisma aórtico. Hoy, a menudo es reemplazado por medicamentos más modernos, pero todavía se usa en algunos casos.

Después de varios meses de ingesta regular, el trimetafano camsilate es adictivo, lo que ayuda a reducir el efecto que tiene sobre el cuerpo. En este caso, el medicamento debe ser reemplazado, ya que ya no permite bajar la presión arterial al nivel deseado.

Bromuro de azametonio

La insuficiencia ventricular izquierda aguda requiere un enfoque especial al detener una crisis hipertensiva. En este caso, el bromuro de azametonia viene al rescate. Se administra por vía intravenosa y actúa durante mucho tiempo; el efecto dura hasta 7 horas.

Muy a menudo, los médicos intentan usar otras drogas, ya que es difícil encontrar con precisión la dosis requerida de bromuro de azametonio. En caso de sobredosis, la presión puede caer a un valor crítico.

Fentolamina

Si la causa de la crisis hipertensiva se convierte en una cantidad significativa de catecolaminas, es aconsejable usar fentolamina. Para reducir la presión con fentolamina puede ser un máximo de un cuarto de hora. Entre los efectos secundarios de la droga mareos, taquicardia, dolores de cabeza.

El labetalol es un medicamento efectivo que prácticamente no tiene contraindicaciones. No se recomienda recurrir a su ayuda solo en casos en que el paciente tenga insuficiencia aguda del ventrículo izquierdo del corazón. El efecto de la droga comienza unos minutos después de la inyección intravenosa. El efecto puede durar hasta 6 horas.

Este medicamento no es tóxico debido a su rápida descomposición en la sangre. Sin embargo, por la misma razón, su acción cesa media hora después de la inyección. Por lo tanto, el uso de esmolol es recomendable solo para pacientes con aneurisma aórtico.

Enalaprilat

La reducción de la presión arterial con enalaprilato no se acompaña de una reducción en el suministro de sangre al cerebro, por lo que el medicamento es adecuado para pacientes con insuficiencia cardíaca. Su efecto aumenta cuando se combina con ciertos medicamentos antihipertensivos.

Nicardipina y otros antagonistas del calcio.

Entre los antagonistas del calcio, nicardipina, nimodipina y verapamilo son los más populares. La nicardipina es bien tolerada, pero en algunos casos es posible la sudoración, dolores de cabeza y náuseas. No se recomienda para insuficiencia cardíaca grave.

La nimodipina de todos los demás antagonistas del calcio difiere en que tiene un fuerte efecto en el suministro de sangre al cerebro. El verapamilo se puede usar en situaciones de emergencia para reducir la presión y prevenir arritmias y angina.

Fenoldopam

El efecto del fenoldopam se asemeja al efecto del nitroprusiato de sodio. Sin embargo, existe un riesgo mucho menor de efectos secundarios. Se recomienda recetar este medicamento a pacientes con insuficiencia renal, ya que el fenoldopam aumenta la excreción de líquido del cuerpo.

Diuréticos para el alivio de las crisis hipertensivas.

Las preparaciones del grupo de diuréticos se usan en los casos en que un paciente tiene una retención de líquidos en el cuerpo durante una crisis hipertensiva. Si el volumen de sangre circulada no es normal, el uso de dichos medicamentos está contraindicado. Son capaces de causar vómitos severos o problemas para orinar.

Sulfato de magnesio

El sulfato de magnesio es conocido por su acción antiespasmódica, anticonvulsiva y deshidratante. Su inyección intramuscular o intravenosa provoca la inhibición del centro vasomotor, como resultado de lo cual la presión disminuye.

Educación: Instituto Médico de Moscú. I. M. Sechenov, especialidad - "Medicina" en 1991, en 1993 "Enfermedades profesionales", en 1996 "Terapia".

Las 5 mejores recetas de hongos en las uñas

20 productos reductores de presión

La hipertensión es una enfermedad cuyo síntoma principal es la presión arterial alta, cuyas causas se consideran un trastorno neurofuncional del tono vascular. La mayoría de las veces, la enfermedad ocurre en personas mayores de 40 años, pero recientemente la hipertensión es notablemente más joven y ocurre en diferentes personas.

El tratamiento farmacológico de la hipertensión es necesario cuando la presión alcanza valores superiores a 160 a 90 mm Hg. Si la hipertensión se desarrolla en el contexto de enfermedades sistémicas, diabetes mellitus, insuficiencia cardíaca y renal, la medicación comienza en valores de 140 a 85. Con un aumento de la presión cardíaca y.

Además, los métodos modernos de tratamiento de la enfermedad son diferentes de los estereotipos bien establecidos sobre la necesidad de beber medio paquete de píldoras todos los días. Puede prescindir de las drogas, tomando solo minerales, aminoácidos y vitaminas saludables. Ellos saben leer y escribir

La hipertensión conlleva muchos peligros, la actitud descuidada hacia esta enfermedad está llena de serios problemas para la salud y la vida humana. Si un paciente ha sido diagnosticado con hipertensión, esto significa que desde ese día debe cambiar radicalmente su carta habitual e incluso su forma de pensar. Esto no significa calidad.

El consumo regular de alimentos que fortalecen el músculo cardíaco, las paredes vasculares, así como también normalizan la presión arterial, no solo puede aliviar la condición del paciente durante un ataque de hipertensión, sino que también reduce la cantidad de medicamentos tomados.

Si sufre de presión arterial alta, probablemente le interesará mucho aprender sobre frutas sabrosas y saludables que pueden aliviar su condición, y con el uso regular, incluso para reducir la presión arterial BP al mínimo. Comencemos nuestra conversación con la guayaba. Esta fruta es originaria de América Latina. Se supone que c.

Loading...