Signos, síntomas, etapas y tratamiento del cáncer de esófago.

Una enfermedad oncológica como el cáncer de esófago a menudo se detecta en los hombres. Esto se debe a la predisposición del sexo fuerte a los malos hábitos, el estilo de vida equivocado. Pero hay otras causas de esta patología. Particularmente atentos a su salud deben ser las personas que han sido diagnosticadas con oncología del sistema digestivo en parientes cercanos de la sangre. En las etapas iniciales, la enfermedad prácticamente no se manifiesta. A medida que avanza, los síntomas característicos comienzan a molestar. Si el diagnóstico y el tratamiento son oportunos, las posibilidades de una recuperación exitosa son positivas.

Según la clasificación internacional ICD 10, a la patología se le asigna el código C15 "Neoplasia maligna del esófago".

Razones principales

Un tumor maligno es una célula epitelial proliferativa patológicamente degenerada que fortalece las paredes del esófago. Esta es una enfermedad peligrosa y difícil de tratar, porque debido a la falta de los primeros signos rara vez se diagnostica en las etapas iniciales de desarrollo. Una neoplasia puede ocurrir a cualquier edad, está aumentando rápidamente de tamaño, haciendo metástasis. Las causas comunes de cáncer de esófago son las siguientes:

  • predisposición hereditaria
  • infección con el virus del papiloma humano, que, cuando una combinación de factores patológicos contribuye a la degeneración de las células esofágicas,
  • factores traumáticos, térmicos y químicos,
  • desnutrición
  • abuso de malos hábitos, incumplimiento de un estilo de vida saludable,
  • deficiencia de vitaminas, anemia por deficiencia de hierro,
  • gastritis por reflujo.
Volver a la tabla de contenido.

Clasificación

Dada la forma de crecimiento, hay tipos de entidades presentadas en la tabla:

Dependiendo de la estructura y la forma, un tumor del esófago se divide en dos tipos: escamoso y adenocarcinoma.

Dada la morfología, distinga estos tipos de cáncer:

Y también hay una clasificación según la ubicación según la cual se distingue el cáncer de la parte superior, media e inferior del órgano. Para tratar de manera correcta y efectiva el cáncer de esófago, es necesario, en primer lugar, determinar la especie de la enfermedad. Solo después de esto, el médico selecciona las tácticas y el régimen de tratamiento óptimos.

Etapas y síntomas

Hay 4 etapas de cáncer de esófago:

  • En la etapa inicial 1 del desarrollo, no hay síntomas patológicos, el estado general de la persona no se ve alterado. Las células regeneradas se localizan en las capas mucosa y submucosa, las estructuras musculares no se ven afectadas, la metástasis no.
  • A 2 grados, la degeneración patológica se extiende a la capa muscular, pero no se extiende más allá del órgano. Los primeros síntomas en forma de problemas para tragar y la sensación de la presencia de un objeto extraño en la garganta comienzan a molestar a una persona. También se encuentran metástasis aisladas en los ganglios linfáticos cervicales.
  • En la etapa 3, las células cancerosas afectan todas las capas de las paredes del órgano digestivo. El tumor hace metástasis y se disemina hasta los tejidos sanos vecinos y los ganglios linfáticos regionales. Una persona está preocupada por dolores severos, los problemas para tragar se agravan, la condición general se altera.
  • En las últimas 4 etapas, las células cancerosas se diseminan no solo en todas las capas del esófago, sino que pasan a los órganos vecinos. Y también hay una rápida propagación de metástasis en todo el cuerpo. Con este diagnóstico, los pacientes no viven mucho, ya que el carcinoma ya es incurable.
La incomodidad al comer y la dificultad para tragar son síntomas de un proceso maligno.

Los síntomas típicos del cáncer de esófago son:

  • dificultad para tragar
  • dolores en el pecho
  • incomodidad al comer, eructos intensos,
  • mal aliento
  • dificultad para respirar, tos,
  • hinchazón de la fosa subclavia,
  • dolor de garganta, ronquera,
  • pérdida de apetito
  • pérdida de peso rápida
  • fatiga, fatiga
Volver a la tabla de contenido.

Diagnósticos

Es importante diagnosticar la enfermedad en una etapa temprana, porque en situaciones avanzadas, el pronóstico para la recuperación es desfavorable. Por lo tanto, si le preocupan los signos característicos del cáncer de esófago, debe concertar una cita con el médico y verificar su salud con la ayuda de un diagnóstico completo e integral, que incluya dichos métodos:

  • fluoroscopia
  • esofagoscopia
  • broncoscopia
  • CT, MRI,
  • Ultrasonido
  • laparoscopia
  • análisis general de sangre y orina,
  • bioquímica, que, al confirmar el diagnóstico, muestra un marcador tumoral específico TPA, SCC, CYFRA 21-1.
Volver a la tabla de contenido.

Operación

En las etapas iniciales de manifestación, una enfermedad oncológica se trata con éxito quirúrgicamente. Durante la operación, el cirujano extirpa el tumor y al menos 5 cm de tejido sano. A veces necesitas quitar la parte superior del estómago. Y también durante el procedimiento, el médico restaura la luz del esófago, por lo que será posible normalizar la nutrición y la respiración.

Después de la cirugía, se requerirá una larga recuperación, durante la cual se prescriben medicamentos, procedimientos auxiliares y una dieta especial. Si la operación no es práctica, el cáncer de esófago es incurable, el médico recomendará un tratamiento paliativo, por lo que será posible aliviar el estado físico y psicológico de una persona antes de la muerte.

Radioterapia y quimioterapia.

El cáncer de esófago en mujeres y hombres en las primeras etapas se trata con éxito con un procedimiento llamado terapia gamma remota. La esencia del tratamiento es el impacto de los rayos en las células patológicas del tumor, debido a que cambia su estructura de ADN. El crecimiento y desarrollo del tumor se detiene, y las metástasis también dejan de extenderse.

El efecto de la radioterapia será más pronunciado si se combina con quimioterapia. Durante el procedimiento, se introducen drogas tóxicas tóxicas en el cuerpo por las vías oral, intramuscular o intravenosa, que contribuyen a la muerte de las células patológicas. La quimioterapia y la radiación a menudo se prescriben a pacientes para quienes la operación está contraindicada, pero es posible prolongar la vida al retrasar el crecimiento de la neoplasia y la metástasis.

Prevención y pronóstico

El cáncer de esófago es importante para diagnosticar y tratar de manera oportuna. La terapia de la enfermedad en las primeras etapas aumenta las posibilidades de recuperación exitosa del paciente, mientras que la tasa de supervivencia a cinco años después de la cirugía y la ausencia de metástasis es del 95%. De lo contrario, una persona no puede curarse, ya que un tumor en expansión afecta a los órganos vecinos, hace metástasis rápidamente y conduce a la muerte.

La prevención del cáncer de esófago consiste en observar un estilo de vida saludable y reglas de nutrición, abandonar los malos hábitos, fortalecer las funciones protectoras del cuerpo y normalizar el peso. Es importante someterse a exámenes médicos preventivos planificados anualmente. Con una predisposición hereditaria o la presencia de antecedentes de enfermedades del tracto digestivo, someterse a un examen endoscópico 2 veces al año. Se recomienda a los pacientes con diagnóstico de esófago de Barrett que se hagan una biopsia todos los años. Si monitorea su salud y no se automedica, podrá prevenir dicha enfermedad.

¿Qué es el cáncer de esófago?

El cáncer de esófago es una neoplasia maligna que se desarrolla a partir de células epiteliales ubicadas en la membrana mucosa. Hasta la fecha, este cáncer se encuentra con mayor frecuencia en personas de edad avanzada, cuya edad supera los 60 años. La mitad masculina de la población tiene muchas más probabilidades de encontrar esta neoplasia maligna. Según las estadísticas médicas disponibles, el cáncer de esófago representa el 40% de todas las enfermedades oncológicas existentes.

Actualmente, los pacientes diagnosticados con cáncer de esófago tienen varios tipos de esta neoplasia maligna:

carcinoma de células escamosas del esófago.

Un tumor canceroso puede localizarse en cualquier parte del esófago:

con mayor frecuencia (en el 55% de los casos) se detecta una neoplasia maligna en el esófago inferior,

en el 35% de los casos, el cáncer se detecta en la sección media del esófago,

el esófago superior representa solo el 10% de los casos de cáncer.

En la mayoría de los casos, esta categoría de pacientes encuentra tumores identificados:

en los nervios troncales del diafragma y el cofre.

La medicina moderna en el diagnóstico del cáncer de esófago utiliza la siguiente clasificación:

cáncer endofítico Este tipo de neoplasia crece en la capa submucosa de las paredes del esófago,

cáncer exofítico Este tipo de neoplasia crece y llena la luz del esófago. Con el tiempo, comienza a elevarse por encima de la membrana mucosa del esófago,

cáncer mixto En lugar de este tipo de cáncer, a menudo se forman úlceras, ya que la propia neoplasia es propensa a la descomposición rápida.

¿Cuántos viven con cáncer de esófago?

Con un diagnóstico oportuno de cáncer de esófago, se abren perspectivas bastante brillantes para una recuperación completa para los pacientes.

Si los pacientes acuden a una institución médica cuando aparecen los síntomas primarios y se detecta una neoplasia maligna en las etapas 1-2, (en casi todos los casos) se les garantizará una cura sin más recaída.

El principal problema de este cáncer es su curso lento y a menudo asintomático. La mayoría de los pacientes buscan ayuda ya en las últimas etapas del desarrollo de una neoplasia maligna. Con una etapa avanzada de cáncer de esófago, incluso con una buena atención y un buen tratamiento, los médicos determinan la esperanza de vida de los pacientes que no excedan los 6 años.

Si este cáncer no se trata (en una etapa tardía del desarrollo), los pacientes están destinados a vivir no más de 8 meses.

Al hacer metástasis en el cuerpo del paciente, en la mayoría de los casos, los médicos ya no prescriben tratamiento quirúrgico, ya que esto no tiene sentido. La única técnica terapéutica que puede prolongar la vida del paciente durante al menos un año es la radioterapia.

De acuerdo con las estadísticas publicadas en medios especializados, en pacientes a quienes se les extirpó un tumor canceroso mediante cirugía, así como en cursos de radiación y quimioterapia, la siguiente esperanza de vida:

pacientes que se sometieron a cirugía por cáncer de esófago de la primera etapa: en el 90% de los casos se recuperan por completo,

los pacientes que se sometieron a cirugía por cáncer de esófago en la segunda etapa se recuperan en el 50% de los casos,

Los pacientes que se sometieron a tratamiento quirúrgico en la tercera etapa del cáncer de esófago sobreviven en el 10% de los casos y su esperanza de vida es de más de 5 años.

Síntomas de cáncer de esófago

En la etapa inicial de desarrollo de una neoplasia maligna en el esófago, los pacientes pueden no mostrar ningún síntoma. El paciente se siente bien y no nota ninguna anormalidad.

En una etapa posterior del desarrollo de esta enfermedad, se observan los siguientes síntomas:

dificultad para tragar alimentos,

calambres en el esófago

dolor en el pecho

sensaciones compresivas en el pecho

síndrome de dolor agudo

una sensación de dolor o ardor al comer,

En relación con el estrechamiento del esófago, el paciente solo puede tragar alimentos líquidos,

agotamiento severo (ocurre debido a la desnutrición y la falta de nutrientes necesarios por parte del cuerpo),

hambre constante

bloqueo del esófago (como resultado, la comida tragada regresa),

hay un olor desagradable (a veces fétido) en la boca del paciente,

congestión esofágica

dolor de garganta

la aparición de una fístula traqueoesofágica,

alteración del ritmo cardíaco,

la aparición de signos de respiración estridor,

un aumento en el tamaño de los ganglios linfáticos, etc.

Cuando se metastatiza un tumor del esófago, se pueden observar los siguientes síntomas:

dificultad para respirar severa que ocurre incluso con poco esfuerzo físico,

formas de hinchazón, cuya localización es la fosa supraclavicular,

tos fuerte y prolongada, etc.

En el caso de que las metástasis golpeen otros órganos internos del paciente, puede experimentar los siguientes síntomas:

un ligero aumento de la temperatura,

estados depresivos, etc.

Para el tratamiento exitoso del cáncer de esófago, es necesario diagnosticar esta enfermedad de manera oportuna. Por eso es importante que los pacientes identifiquen los primeros síntomas alarmantes de cáncer de esófago para recibir atención médica de calidad. Cuanto antes se detecte un tumor, mayores serán las posibilidades del paciente de una recuperación exitosa y preservación de la vida.

Causas del cáncer de esófago

Hasta la fecha, la medicina moderna ha logrado determinar las principales causas del desarrollo de neoplasias malignas en el esófago.

Las causas del cáncer de esófago incluyen las siguientes:

Tener sobrepeso (cualquier etapa de obesidad) tiene un efecto directo sobre el funcionamiento del tracto digestivo. Las personas con sobrepeso tienen una mayor presión en la cavidad abdominal. Con el tiempo, desarrollan reflujo, contra el cual se desarrolla una quemadura de las paredes del esófago con ácido clorhídrico (los alimentos son arrojados al esófago desde el estómago, junto con jugo gástrico concentrado),

pasión por diversas dietas que afectan negativamente no solo los órganos del tracto gastrointestinal, sino también todo el cuerpo humano,

consumo frecuente de platos picantes, sazonados y encurtidos,

pasión por la comida demasiado caliente, que puede causar quemaduras en las paredes del esófago,

ingestión accidental de líquidos que pueden causar una quemadura química de las paredes del esófago (en algunos casos, las consecuencias de una quemadura química pueden ocurrir después de varios años),

mala herencia Numerosos estudios sobre el cáncer de esófago, realizados por científicos de todo el mundo, han demostrado que la probabilidad de desarrollar cáncer de esófago aumenta varias veces debido a la mutación del gen p 53. Debido al hecho de que los tejidos dejan de recibir la protección adecuada y comienzan a desarrollarse neoplasmas malignos en el esófago,

Cualquier efecto mecánico sobre el esófago (lesiones resultantes de tragar alimentos sólidos que podrían dañar las paredes del esófago) puede provocar la transformación de las células epiteliales en células cancerosas.

fumar y beber bebidas alcohólicas Entre los pacientes diagnosticados con cáncer de esófago, hay una gran cantidad de personas que sufren de alcoholismo (esta adicción se ha convertido en la principal causa de su enfermedad). La ingesta frecuente de alcohol adelgaza la membrana mucosa del esófago, lo que resulta en la destrucción de sus células. La misma situación es con otra adicción: fumar. Los carcinógenos que ingresan a los pulmones del paciente causan cambios irreversibles en las células epiteliales. Mientras enciende su primer cigarrillo, todos deben recordar que conscientemente cae en un grupo de riesgo y que pronto puede tener cáncer de esófago,

El virus del papiloma que se encuentra en la sangre humana puede causar la aparición de neoplasias malignas en el esófago (los científicos lo atribuyen a una mutación de las células del esófago, que es causada por este virus),

Cantidad insuficiente de vitaminas, minerales y otras sustancias beneficiosas que deben suministrarse diariamente al cuerpo humano. Las células de la mucosa esofágica pierden su capacidad de realizar las funciones que se les asignan, como resultado de lo cual pueden degenerar, etc.

Las etapas y grados de cáncer del esófago.

La medicina moderna define 4 etapas del cáncer de esófago:

En la primera etapa, el paciente puede no notar ningún cambio en su cuerpo. Cuando toma alimentos sólidos, tiene que beber líquidos para que los alimentos puedan llegar al estómago.

En la segunda etapa del cáncer de esófago, el paciente puede comenzar a tener problemas de nutrición. Muchos pacientes en esta etapa de cáncer cambian a alimentos líquidos, puré de papas y cereales.

En la tercera etapa del cáncer de esófago, el estrechamiento del paso de alimentos ocurre en los pacientes, lo que hace que incluso el proceso de tragar líquido sea difícil y doloroso.

En la cuarta etapa del cáncer, el paciente tiene una obstrucción completa del esófago.

Cáncer de esófago 1 grado

La primera etapa del cáncer de esófago a menudo no se acompaña de síntomas pronunciados. La neoplasia maligna es muy pequeña y prácticamente no molesta al paciente. En este momento, hay una lesión de las membranas mucosas de las paredes del esófago, así como de la submucosa. El tumor canceroso en la primera etapa no crece en la capa muscular del esófago y, por lo tanto, se presta muy bien para el tratamiento quirúrgico. Los pacientes no observan un estrechamiento de la luz del esófago, pueden comer por completo, ya que no sienten molestias ni durante las comidas ni después de comer.

Cáncer de esófago grado 2

En la segunda etapa del desarrollo del cáncer de esófago, se observa daño en los siguientes órganos:

mucosas de las paredes del esófago,

En este momento, la neoplasia maligna no se extiende más allá del esófago afectado. Muchos pacientes reducen la luz del esófago y, por lo tanto, tienen que cambiar a alimentos líquidos. Al realizar un examen del paciente, los especialistas pueden detectar metástasis individuales que afectan los ganglios linfáticos regionales.

Cáncer de esófago grado 3

En la tercera etapa de desarrollo, una neoplasia maligna crece en todas las capas de las paredes del esófago. En pacientes, el tumor afecta la membrana serosa, así como el tejido esofágico. En el contexto del desarrollo del cáncer, se produce un estrechamiento de la luz del esófago y los pacientes tienen un problema de nutrición, ya que les resulta problemático tragar alimentos sólidos. En paralelo, se produce metástasis tumoral (se encuentran metástasis en los ganglios linfáticos regionales). Los órganos ubicados al lado del esófago en esta etapa del desarrollo del cáncer no están dañados.

Cáncer de esófago grado 4

En la cuarta etapa del cáncer de esófago, los pacientes hacen metástasis del tumor, en el que se ven afectados los ganglios linfáticos regionales y distantes. El tumor canceroso se propaga al tejido esofágico. Una neoplasia maligna también captura las paredes del esófago, la membrana serosa y los órganos adyacentes. La mayoría de los pacientes en esta etapa del cáncer tienen una fístula esofágica-traqueal o esofágica-bronquial.

Tratamiento del cáncer de esófago

Antes de prescribir tratamiento a un paciente que ha revelado síntomas característicos del cáncer, el médico tratante debe someterse a un examen exhaustivo.

Al paciente se le asignan varias medidas de diagnóstico que permitirán Determine el tipo exacto de tumor, su etapa de desarrollo y localización:

Radiografía (se lleva a cabo utilizando un agente de contraste, que hace que el esófago sea visible en una radiografía). Usando este estudio, los expertos determinan la localización de una neoplasia maligna, su forma y tamaño. Gracias a la radiografía, el oncólogo puede prever las posibles complicaciones que causará el tipo de tumor canceroso,

Laparoscopia Este tipo de diagnóstico le permite identificar metástasis en los órganos internos del paciente,

Examen de ultrasonido A través de este estudio, los especialistas determinan el tamaño exacto de la neoplasia maligna, así como la presencia de ganglios linfáticos afectados por metástasis,

Tomografía (realizada con un sensor óptico). Esta técnica fue desarrollada relativamente recientemente por científicos y casi de inmediato comenzó a aplicarse en instituciones médicas especializadas. Usando un endoscopio, un especialista examina la estructura de la neoplasia. Gracias al último equipo, es posible determinar la estructura del tejido tumoral a una profundidad de 1.5-2 mm. Toda la información recopilada por el sensor se transfiere a una computadora y luego la descifra un especialista. En el caso de que dicho equipo se instale en una institución médica, es posible que el paciente no tenga una biopsia, ya que los datos obtenidos sobre la neoplasia son suficientes para prescribir la terapia. Además, a los pacientes se les asigna una tomografía por emisión de positrones. Inmediatamente antes del estudio, se inyecta glucosa (radiactiva) al paciente. Su propiedad es que puede acumularse selectivamente en las células cancerosas. El paciente se coloca en el centro de una habitación especialmente equipada, y un escáner comienza a girar a su alrededor, que toma imágenes de un tumor canceroso (reconoce las neoplasias cuyo tamaño es de 5-10 mm),

Laparoscopia Con esta técnica de diagnóstico, el paciente se somete a una punción de la cavidad abdominal (en el área del ombligo) con una aguja de laparoscopio, después de lo cual se inserta un tubo con un dispositivo óptico en el orificio. Los especialistas tienen la oportunidad de determinar la ubicación de la neoplasia maligna, su tamaño exacto, así como tomar material biológico, que se transmite inmediatamente para estudios histológicos,

Broncoscopia Se prescribe en el caso de que el médico sospeche un daño metastásico en la laringe, la tráquea, el árbol bronquial, etc.

Esofagogastroduodenoscopia. Al realizar este tipo de examen, los especialistas examinan cuidadosamente no solo el esófago, sino también otros órganos del tracto digestivo. Gracias al endoscopio, es posible examinar la superficie interna del esófago, así como tomar material biológico para la investigación de laboratorio (se realiza bajo un microscopio). Con la ayuda de la esofagogastroduodenoscopia, es posible detectar una neoplasia maligna en una etapa temprana de desarrollo y prescribir el tratamiento oportuno al paciente, etc.

Sin falta, a los pacientes se les asigna un examen de laboratorio completo, en el que:

análisis de sangre bioquímico,

análisis de sangre clínico

análisis de orina

análisis histológico de biopsia,

marcadores tumorales SCC, CYFRA 21-1, TPA.

Hasta la fecha, los siguientes métodos de tratamiento se prescriben para pacientes que tienen una neoplasia maligna en el esófago:

terapia compleja (esta técnica incluye tratamiento quirúrgico, medicación, radiación y quimioterapia),

método combinado (combina procedimientos quirúrgicos con componentes de radiación).

Al realizar una cirugía abdominal, el esófago se extirpa parcial o completamente a los pacientes. El cirujano examina cuidadosamente los ganglios linfáticos afectados por metástasis y realiza su extracción. En el caso de que el esófago del paciente no se pueda preservar durante la extracción de la neoplasia maligna, el cirujano usa tejidos del intestino delgado o grueso para restaurar este órgano del tracto digestivo.

Durante el tratamiento quirúrgico, los pacientes pueden restaurar la luz del esófago. Una neoplasia maligna se puede extirpar por completo si se encuentra en la parte media o inferior del esófago. En algunos casos, el cirujano extirpa parte del esófago y, junto con la parte superior del estómago. La parte restante del esófago se cose al estómago y, después de una serie de medidas de rehabilitación, comienza a funcionar por completo. Según las estadísticas, las tasas de mortalidad de los pacientes sometidos a tratamiento quirúrgico varían del 10%.

No todos los pacientes con cáncer pueden someterse a la extirpación quirúrgica de un cáncer de esófago. Se aplican las siguientes restricciones:

metástasis de cáncer a los ganglios linfáticos y otros órganos internos,

la edad del paciente no debe exceder los 70 años,

la presencia de enfermedades crónicas severas,

problemas con el corazón, vasos sanguíneos y pulmones, etc.

Cuando se localiza una neoplasia maligna en la sección media del esófago, se crea una abertura en la pared anterior del peritoneo (durante la cirugía). Posteriormente, el paciente será alimentado a través de una sonda que se insertará en este orificio. Con esta disposición, los tumores en la mayoría de los casos extirpan completamente el esófago junto con los ganglios linfáticos afectados por metástasis. Un año después, después de la cirugía, el paciente se somete a un examen exhaustivo para identificar metástasis. Si no se detectan, se prescribe una segunda operación, cuyo propósito es crear un esófago artificial (se puede utilizar tejido del intestino delgado del paciente).

Cirugía endoscópica. En las primeras etapas del desarrollo de neoplasmas malignos, los pacientes pueden someterse a un tratamiento quirúrgico más suave: cirugía endoscópica. Durante el procedimiento quirúrgico, el paciente se inserta a través de la boca con un tubo endoscópico, al final del cual está conectado un dispositivo óptico. Con la ayuda de herramientas especiales, un especialista realiza un bougie, cuyo objetivo es restaurar la luz del esófago.

Radioterapia Uno de los métodos modernos de tratamiento del cáncer de esófago es la radioterapia. Esta técnica es ideal para la categoría de pacientes con cáncer para quienes la intervención quirúrgica está contraindicada (esto está asociado con enfermedades del sistema broncopulmonar o cardiovascular, etc.). La radioterapia a menudo se realiza en el período postoperatorio, debido a que el número de recaídas de la enfermedad se reduce significativamente en los pacientes y se evita el proceso de metástasis del cuerpo. También vale la pena señalar que en pacientes inoperables, después de la radioterapia, las neoplasias malignas se reducen mucho en tamaño. Durante la radioterapia, las células sanas del cuerpo del paciente no se ven afectadas negativamente y no hay efectos secundarios fuertes en los pacientes.

En el tratamiento combinado del cáncer de esófago, a los pacientes se les prescribe un ciclo de radiación y quimioterapia durante varias semanas antes de la cirugía. Esta combinación aumenta significativamente las posibilidades de éxito del tratamiento. Paralelamente a los pacientes, se desarrolla una dieta completa, que incluye vitaminas, preparaciones de proteínas, así como diversos líquidos nutritivos. Los médicos recomiendan que los pacientes con cáncer beban jugos naturales y bebidas de frutas. Si los pacientes no pueden tragar ni siquiera alimentos líquidos, se les alimenta con una sonda.

Dieta Para aumentar las posibilidades de que el paciente tenga éxito en el tratamiento del cáncer de esófago, debe proporcionar una atención adecuada y una nutrición adecuada. Una cantidad insuficiente de nutrientes, vitaminas y minerales puede provocar una violación del estado mental del paciente con cáncer y la aparición de diversas complicaciones. El paciente debe comer alimentos semilíquidos, en los que no habrá partículas que puedan cerrar la luz del esófago. La comida debe ser variada, nutritiva y rica en vitaminas y minerales. Los pacientes con cáncer de esófago deben ser alimentados de 8 a 10 veces al día en pequeñas porciones.

Está estrictamente prohibido utilizar esta categoría de pacientes: alimentos fritos y ahumados, alimentos grasos, alcohol y bebidas gaseosas. También es necesario renunciar a otra adicción: fumar. Además de una nutrición adecuada, el paciente debe observar estrictamente la higiene personal.

El tratamiento seleccionado adecuadamente en un 70% brinda a los pacientes la oportunidad de volver a una vida plena y comer alimentos sólidos.

Quimioterapia para el cáncer de esófago.

En el tratamiento del cáncer, además de las intervenciones quirúrgicas, la quimioterapia tiene un gran efecto. Cuando se lleva a cabo, se administran medicamentos especiales a los pacientes, dependiendo de la ubicación y la etiología de la neoplasia maligna. El objetivo principal de estos medicamentos es la destrucción de las células cancerosas. En el cáncer de esófago, la quimioterapia generalmente se prescribe desde la segunda etapa de esta enfermedad.

Los medicamentos seleccionados correctamente para la quimioterapia no solo pueden retrasar el crecimiento de un tumor maligno y prevenir la división de sus células, sino que también funcionan para destruirlos por completo. Desafortunadamente, cualquier quimioterapia tiene varios efectos secundarios y tiene un efecto negativo en las células sanas del cuerpo. En la mayoría de los casos, mientras toman estos medicamentos, los pacientes tienen problemas con las células de la médula ósea, el cabello (sus folículos se destruyen y se produce calvicie), intestinos, mucosa oral, etc.

La quimioterapia para el cáncer de esófago se realiza cuando a un paciente se le diagnostica una cierta forma de neoplasia maligna:

cáncer de células pequeñas del esófago,

forma de bajo grado de cáncer de esófago.

La quimioterapia casi siempre se realiza en paralelo con otros métodos terapéuticos. Según las estadísticas obtenidas como resultado de muchos años de investigación de científicos de todo el mundo, el mayor efecto se logra en el tratamiento del cáncer de esófago en el caso en que se realiza radioterapia junto con quimioterapia. Esta técnica de tratamiento está completamente dirigida a la destrucción de las células cancerosas, mientras que una neoplasia maligna se reduce significativamente en tamaño.

Se pueden recetar medicamentos especiales a los pacientes, tanto antes como después de la cirugía. Durante la quimioterapia, los medicamentos pueden administrarse por vía oral o intravenosa.

La quimioterapia se prescribe a pacientes con cáncer de la siguiente manera:

A partir de la segunda y tercera etapa del cáncer de esófago, los medicamentos especiales previenen el desarrollo del cáncer y destruyen las células cancerosas. La quimioterapia se prescribe a pacientes en el período preoperatorio y postoperatorio,

A partir de la cuarta etapa del cáncer de esófago, los pacientes se someten a un tratamiento paliativo. El objetivo principal de esta terapia es retrasar el crecimiento de las neoplasias malignas. Todas estas medidas terapéuticas pueden prolongar la vida del paciente.

Durante la quimioterapia, a los pacientes con cáncer de esófago se les recetan varios venenos y toxinas que pueden provocar la muerte de células malignas:

5-fluorouracilo, etc.

Educación: se graduó de la residencia en el "Centro Científico Oncológico de Rusia que lleva el nombre N. N. Blokhin "y recibió un diploma en la especialidad" Oncólogo "

Batidos de desayuno: recetas de batidos para todas las ocasiones

Batidos de desayuno: recetas de batidos para todas las ocasiones

En medicina popular, existen muchas recomendaciones y recetas para tratar el cáncer, utilizando principalmente las cualidades curativas de las plantas. Las plantas que se usan en la medicina tradicional para el tratamiento del cáncer pueden inhibir el crecimiento de tumores, destruir las células afectadas y permitir que crezcan células sanas.

En la estructura del cáncer, esta es una de las patologías más comunes. La base del cáncer de pulmón es la degeneración maligna del epitelio del tejido pulmonar y la alteración del intercambio de aire. La enfermedad se caracteriza por una alta mortalidad. El principal grupo de riesgo son los hombres fumadores de 50 a 80 años. Característica de lo moderno.

El cáncer de seno es el cáncer más común en las mujeres. La relevancia de la enfermedad aumentó a fines de los años setenta del siglo pasado. La enfermedad se caracterizó por una lesión predominante en mujeres mayores de cincuenta años.

El cáncer de estómago es una degeneración maligna de las células del epitelio gástrico. En la enfermedad, el 71-95% de los casos están asociados con daños en las paredes del estómago por la bacteria Helicobacter pylori y se encuentran entre las enfermedades oncológicas comunes de personas de 50 a 70 años. En los hombres, el cáncer de estómago se diagnostica con un 10-20% más de frecuencia que en las mujeres de la misma edad.

El cáncer de cuello uterino (cáncer de cuello uterino) es una enfermedad oncoginecológica dependiente de virus. El tumor primario es un tejido glandular degenerado (adenocarcinoma) o carcinoma de células escamosas del epitelio del órgano genital. Mujeres enfermas de 15 a 70 años. Entre los 18 y los 40 años, la enfermedad es una causa importante de muerte prematura.

El cáncer de piel es una enfermedad que se desarrolla a partir de un epitelio escamoso estratificado, que es un tumor maligno. En la mayoría de los casos, aparece en áreas abiertas de la piel, es muy frecuente la aparición de un tumor en la cara, la nariz y la frente, y las esquinas de los ojos y oídos son las más afectadas. Dichas formaciones "no les gusta" el cuerpo y se forman.

El cáncer de intestino es una degeneración maligna del epitelio glandular, principalmente del colon o el recto. En las primeras etapas, los síntomas persistentes son característicos, distraen de la patología primaria y se asemejan a un trastorno del tracto gastrointestinal. El tratamiento radical líder es la escisión quirúrgica del tejido afectado.

Causas que pueden provocar el desarrollo del proceso oncológico.

Las siguientes causas se distinguen en el desarrollo del cáncer de esófago:

  • características del estilo de vida (consumo de alimentos calientes, agua con alto contenido de sal y minerales, fumar, alcohol),
  • anomalías del desarrollo: tilosis (una enfermedad genéticamente determinada poco frecuente, que se manifiesta por una violación del desarrollo del epitelio escamoso), síndrome sideropénico.
  • enfermedades precancerosas: esofagitis crónica, úlceras esofágicas, pólipos, enfermedad de Barrett (una enfermedad caracterizada por el reemplazo del epitelio escamoso por glandular, característico del estómago).

¿Cuáles son las formas morfológicas de cáncer del esófago?

El peligro de cualquier tumor está determinado por la diferencia de sus células constituyentes.

Con el cáncer de esófago, se distinguen dos formas principales de patología:

  • La forma no cornificada es la proliferación incontrolada de células indiferenciadas. Estas formas son altamente malignas. Crecen rápidamente, hacen metástasis temprano. Las formas no enraizadas de carcinoma de células escamosas se consideran los tumores más malignos.
  • El cáncer queratinizante es una acumulación de células altamente diferenciadas y moderadamente diferenciadas, por lo que la malignidad de esta forma de cáncer es menor.

Etapa del proceso del cáncer en el esófago.

Asignar V grados del proceso del cáncer.

0 grados es la aparición de una célula cancerosa, es imposible identificar clínicamente esta etapa (las palabras "grado" y "etapa" en oncología ahora se usan como sinónimos).

Tabla 1. Características de las etapas de desarrollo del cáncer de esófago.

Características del procesoYo escenarioII etapaIII etapaEtapa IV
Características histológicas del estadio.El tumor crece profundamente en la membrana mucosa, pero no afecta la membrana muscular.Las membranas mucosas y musculares del esófago se ven afectadas. Estrechamiento de la luz.Tragar perturbado, pérdida de peso y otros signos de cáncer. El tumor ha crecido a través de todas las capas del esófago.El tumor crece en todas las conchas del órgano.
Metástasis a ganglios linfáticos regionalesNoPueden ocurrir metástasis individuales *Metástasis múltiplesMetástasis múltiples
Metástasis a ganglios linfáticos distantesNoHay
Daño a órganos anatómicamente cercanos (tráquea, bronquios, nervio vago, corazón)No afectaNo afectaLa neoplasia brota en órganos cercanos
Daño a órganos extraídos anatómicamente (riñones, hígado)No afectaMetástasis a órganos distantes.

* Para 2 grados de cáncer de esófago, se distinguen 2 etapas:

  • II A - sin metástasis,
  • II B: las metástasis se encuentran en los ganglios linfáticos más cercanos.

¿Cómo son los síntomas de un cáncer de esófago en las mujeres?

Los primeros síntomas de cáncer de esófago son: debilidad, pérdida de apetito. Pero con estas quejas, los pacientes generalmente no van al médico.

El primer síntoma de preocupación es la disfagia creciente (violación del acto de tragar alimentos). Hay varios grados de disfagia:

  1. el paciente traga comida dura
  2. teniendo dificultad para tragar alimentos diluidos con líquidos,
  3. difícil de tragar alimentos líquidos
  4. El paciente no puede tragar nada.

La disfagia se acompaña de un aumento de la salivación.

En el proceso de agrandamiento del tumor y su ir más allá de los límites anatómicos del órgano, aparecen los siguientes signos posteriores.

Las manifestaciones clínicas tardías incluyen:

  • Los dolores aparecen por primera vez al comer, y luego se vuelven permanentes, la naturaleza del dolor es diferente, localizada al frente, en la parte superior del esternón, o detrás, en la región interescapular.
  • los pacientes se quejan de un "bulto" detrás del esternón,
  • tras la transición al estómago: eructos constantes, alternando con regurgitación con una mezcla de sangre, náuseas, vómitos,
  • con invasión tumoral en la tráquea: un cambio en el tono de la voz,
  • Durante la germinación de una formación neoplásica, a menudo se desarrolla neumonía por aspiración en los bronquios, aparece una tos nasal aguda,
  • Para el crecimiento en el mediastino, la mediastinitis es característica (inflamación del tejido mediastínico.

En la etapa terminal, se une una clínica afectada por órganos metastásicos (hígado, huesos, pulmones).

Cómo se propaga el cáncer de esófago

Las células tumorales pueden moverse en el cuerpo, afectando así los órganos cercanos, los ganglios linfáticos y los órganos distantes.

Formas de propagación de las células cancerosas en el cuerpo humano:

  1. Distribución local: el crecimiento de un tumor canceroso en órganos ubicados en proximidad anatómica (corazón, tráquea, nervio de retorno, bronquios).
  2. Propagación hematógena (a través de la sangre): las células cancerosas ingresan al torrente sanguíneo y se adhieren a otros órganos (los riñones y el hígado se ven afectados con mayor frecuencia).
  3. El tipo linfático de diseminación es la metástasis más importante que ocurre a través de los vasos linfáticos. Las metástasis (tumores secundarios) en los ganglios linfáticos más cercanos al órgano ya se detectan cuando el tumor invade la capa submucosa. En muchos sentidos, la localización de la metástasis depende de la ubicación del tumor.

Si el tumor se encuentra por encima de la bifurcación (ramificación) de la tráquea, la metástasis se dirige a los ganglios linfáticos supraclaviculares y los ganglios linfáticos mediastínicos. Con la localización distal (debajo de la ramificación) del cáncer de esófago, la metástasis se dirige a los colectores linfáticos del peritoneo.

Pero debido a las peculiaridades del sistema linfático del esófago y la presencia de flujo linfático retrógrado, se pueden detectar metástasis con cualquier localización del proceso del cáncer en varios ganglios linfáticos.

Medidas de detección precoz del tumor esofágico

Los más efectivos son los exámenes preventivos realizados periódicamente entre pacientes en riesgo. No solo son examinados por un terapeuta, sino que también se someten a una esofagoscopia y, si es necesario, a una biopsia.

El grupo de riesgo incluye pacientes:

  • con una predisposición genética
  • con la enfermedad de Barrett y otras patologías precancerosas,
  • con largas úlceras esofágicas no cicatrizantes de diversas etiologías.

Principios de tratamiento y pronóstico de vida.

Si el proceso oncológico en el esófago no se trata, entonces, según los expertos, la clínica está creciendo rápidamente y la muerte ocurre de 8 a 9 meses después del inicio de los primeros signos de la enfermedad.

El tratamiento del cáncer de esófago se basa en tres componentes:

  • intervenciones quirurgicas
  • medicación,
  • radioterapia

El médico tratante determina las tácticas de tratamiento para un paciente en particular, en función del diagnóstico, la localización y la prevalencia del proceso. No existe un régimen de tratamiento único.

Tratamiento quirurgico

La única esperanza de una cura completa para la enfermedad es la extirpación del tumor con todos los tejidos afectados.

Indicaciones para la cirugía:

  • alto grado de diferenciación del tumor canceroso, crecimiento tumoral exofítico (en la luz del órgano),
  • localización del tumor dentro del cuerpo y ausencia de germinación en otros órganos.

Los siguientes métodos quirúrgicos están disponibles:

  1. Cirugía mínimamente invasiva para preservar órganos. Se llevan a cabo a través de una pequeña ventana de laparotomía en la pared abdominal. Una operación se realiza con un endoscopio. Los métodos para extirpar el tumor pueden ser diferentes (mucosectomía, electro-resección, destrucción con láser). La operación es factible solo con I y II grado de la enfermedad.
  2. Cirugía radical (cirugía de Lewis). Muy a menudo, la resección subtotal de la parte afectada del esófago se usa con el reemplazo de la parte extraída del esófago con el fragmento faltante formado por el colgajo intestinal. La operación bilateral se completa (en ambos lados) con disección linfática de 2–3 zonas (extirpación de tejido adiposo con ganglios linfáticos).

Si el paciente tiene un tumor del esófago inoperable, para prolongar la vida y para establecer la nutrición enteral, se realiza una cirugía paliativa:

  • gastrostomía: superposición a través de la pared abdominal de la fístula gástrica para alimentar al paciente, evitando el esófago,
  • anastomosis de derivación: la creación de un esófago artificial a partir de una sección del intestino, que envuelve el área afectada,
  • stent del esófago: la introducción de un tubo rígido en la sección reducida del esófago del esófago.

El pronóstico después de la cirugía es individual y depende de muchas afecciones. Por lo tanto, solo podemos hablar de estadísticas de supervivencia:

  • con cáncer de grado I, casi todos los pacientes sobreviven un período de 5 años,
  • con cáncer de grado II, poco más de la mitad de los pacientes sobrevive un período de 5 años,
  • con cáncer de grado III, solo cada décimo paciente, de los que se sometieron a resección del esófago por cáncer, está experimentando un hito de cinco años.
  • con el cáncer de grado IV, el tratamiento quirúrgico no es efectivo y la muerte ocurre rápidamente.

Quimioterapia para el cáncer de esófago.

La quimioterapia realizada en procesos oncológicos tiene diferentes objetivos:

  1. Como tratamiento principal cuando la cirugía no está indicada. En este caso, el objetivo es reducir la intensidad del crecimiento tumoral, lo que finalmente afecta la mejora de la condición del paciente y la extensión de su vida.
  2. La terapia neoadyuvante se prescribe antes de la cirugía para reducir su tamaño y ver más claramente los límites del tumor durante la cirugía.
  3. La quimioterapia adyuvante se prescribe después de la cirugía. Completa el éxito del tratamiento quirúrgico, previniendo la aparición de una recaída de la enfermedad.
  4. Quimioterapia: quimioterapia y radioterapia en combinación. La combinación de dos métodos en algunos casos aumenta significativamente la efectividad del tratamiento.

La quimioterapia general se usa con mayor frecuencia cuando el medicamento se inyecta en una vena o se toma por vía oral en forma de tabletas.

Radioterapia para el cáncer de esófago.

La radioterapia se usa ampliamente en el tratamiento del cáncer de esófago. La más efectiva es la radiación ionizante. Los rayos ionizantes pueden actuar sobre las células mutadas sin afectar el tejido sano. La acción de la radiación se puede representar esquemáticamente:

  • efecto perjudicial sobre las células de carcinoma,
  • El desarrollo de procesos irreversibles en los tejidos que se sometieron a la transformación del cáncer bajo la influencia de la radioterapia.
  • reemplazo de células tumorales destruidas con tejido sano.

Este no es un proceso instantáneo, por lo tanto, los resultados de la radioterapia se juzgan después de un tiempo.

En radioterapia, dependiendo de sus objetivos, existen tales áreas:

  • Radioterapia radical: está dirigida a la curación máxima del paciente del proceso oncológico, mientras se usan grandes dosis de radiación,
  • radioterapia paliativa, utilizada para formas inoperables de cáncer de esófago, para prolongar la vida del paciente,
  • Radioterapia sintomática: reduce la gravedad de los síntomas principales de la enfermedad.

Durante el tratamiento, la fuente de radiación ionizante puede estar fuera del cuerpo del paciente (método remoto) y puede introducirse en la cavidad del esófago, lo que aumenta el efecto terapéutico y permite aumentar la dosis de radiación sin dañar el tejido sano.

El método combinado se usa para aumentar la efectividad del tratamiento; al mismo tiempo, se realiza un tratamiento remoto y braquiterapia (método de contacto).

Los resultados a largo plazo de la radioterapia distan mucho de ser satisfactorios. Según las estadísticas, cuando se usa solo radioterapia, la esperanza de vida es baja, el porcentaje de supervivencia a cinco años oscila entre el 3 y el 8%.

Régimen alimentario para el cáncer de esófago.

La desnutrición y, como consecuencia, el bajo peso son característicos de todos los pacientes con cáncer de esófago. A medida que avanza el proceso, comer se convierte en una tarea difícil. La desnutrición afecta negativamente la salud física y mental del paciente.

El menú para el cáncer de esófago debe ser rico en proteínas (carne, pollo, pescado, leche, huevos) y productos energéticos (avena, pan y pasta de harina sin refinar, arroz integral). El menú diario del paciente debe contener productos vitamínicos, triturados en una licuadora (bayas, hierbas, frutas), así como grasas animales y vegetales (mantequilla, crema, aceite vegetal). El paciente debe comer comidas pequeñas, pero a menudo. La comida debe estar tibia.

Los métodos para comer con esta enfermedad dependen de la gravedad de la enfermedad, así como del tratamiento realizado en este momento.

El tratamiento para el segundo grado de cáncer es complejo e incluye los tres componentes. Antes de comenzar el tratamiento, es necesario recuperar el peso y mantenerlo durante el tratamiento. La dieta para el cáncer de segundo grado es una forma natural y enteral:

  1. Con la nutrición natural, la comida se machaca, el semi-líquido ingresa por la boca. Comida reutilizable en pequeñas porciones.
  2. Enteral Con un tumor en crecimiento, la nutrición a través de la boca se vuelve inaccesible. Luego, la nutrición se lleva a cabo a través de una sonda, que se inyecta por la nariz en el yeyuno o en el estómago. Después de la cirugía, la sonda se coloca en el yeyuno (yeyunostomía), de modo que, tan pronto como sea posible después de la cirugía, se entregue el alimento corporal.

En el tercer grado de la enfermedad, el tratamiento incluye principalmente radiación y quimioterapia. La cirugía radical rara vez se realiza en el cáncer en etapa 3. Para permitir que el paciente coma, se realiza una operación de colocación de stent. La nutrición a través del stent debe ser completa, con muchas proteínas.

En el cuarto grado, cuando la quimioterapia permanece en el arsenal de tratamiento, el paciente también se alimenta a través de un stent.

El cáncer de esófago es una enfermedad grave y mortal. Pero con la detección temprana, la probabilidad de superar la enfermedad es lo suficientemente alta. Por lo tanto, la recomendación principal de los oncólogos es consultar inmediatamente a un médico ante el primer signo de una enfermedad.

Los primeros síntomas del cáncer de esófago.

El peligro del cáncer de esófago es que el 40% de los casos de la enfermedad son asintomáticos. Un tumor se detecta por casualidad durante una radiografía de tórax. Muy a menudo, los signos de la enfermedad aparecen en las etapas posteriores cuando el tratamiento es difícil. Por lo tanto, es muy importante no perderse los primeros síntomas de cáncer.

Los primeros signos de cáncer de esófago:

  1. Disfagia: dificultad para tragar alimentos. Aparece cuando el tumor bloqueó el esófago en un 70%. Al principio, la incomodidad ocurre cuando la comida dura pasa a través del esófago, luego al tragar el líquido. A diferencia del espasmo estomacal, la disfagia es permanente.
  2. Dolor detrás del esternón. A menudo, esta es una sensación de ardor que aparece durante la comida y se transmite a la espalda. Esto indica que apareció una úlcera en la superficie del tumor.
  3. Vómitos esofágicos. Regurgitación de pequeñas porciones no digeridas de alimentos.
  4. Mal aliento Su apariencia se debe al hecho de que la comida se estanca en el esófago.
  5. La pérdida de peso es causada por la ingesta insuficiente de nutrientes en el cuerpo debido al estrechamiento del esófago.

Retrasar los alimentos por encima del punto de estrechamiento del esófago provoca vómitos, eructos con saliva y moco. Cuando hay dolor detrás del esternón con un retorno al área entre los omóplatos, al comer alimentos y / o saliva, esto significa que se ha desarrollado esofagitis: la formación comenzó a crecer en los órganos vecinos. Si el tumor se localiza en la zona del cardias (el esófago pasa al estómago), el primer síntoma puede ser un problema con la deglución y el avance de los alimentos, así como eructos regulares con aire, mal aliento.

Con el crecimiento de una neoplasia maligna fuera del cuerpo del sistema digestivo, puede ejercer presión sobre el tracto respiratorio y aparecerán problemas respiratorios. También presiona o crece en los troncos nerviosos, que se encuentran al lado de la pared del esófago, la persona ronca, comienza a toser, se desarrolla el síndrome de Horner.

Una señal de la última etapa del cáncer es un dolor insoportable, la interrupción de los órganos vecinos. Si se han desarrollado síntomas negativos, se debe realizar un diagnóstico. Por lo tanto, es muy importante que el diagnóstico se realice en una etapa temprana, esto aumenta las posibilidades de recuperación. No ignore los signos y sensaciones extraños, tan pronto como se hayan desarrollado los síntomas de la enfermedad, debe visitar urgentemente a un médico.

Etapas del cáncer

La medicina moderna define 4 etapas del cáncer de esófago:

  • 0 etapa. Las células malignas se encuentran en la superficie y no se propagan a la capa submucosa.
  • Etapa 1 El tumor se extiende profundamente en la mucosa, pero no afecta la capa muscular. No hay metástasis. La persona enferma no experimenta síntomas negativos, pero la neoplasia se nota al realizar la endoscopia.
  • Etapa 2 A veces pueden desarrollarse problemas para tragar, pero generalmente la patología continúa sin síntomas. La etapa 2 se divide en sub-etapas. Substage IIA. La neoplasia crece en los músculos y la capa de tejido conectivo del órgano, pero no afecta los órganos circundantes y no hay metástasis. La etapa IIB se caracteriza por el hecho de que el tumor crece en la mucosa y hay metástasis en los ganglios linfáticos localizados.
  • Etapa 3 Los médicos diagnostican problemas graves con la deglución de alimentos, la pérdida de peso y otros síntomas de cáncer. Se observa metástasis en los órganos circundantes y los ganglios linfáticos cercanos. El tratamiento es muy complicado y el pronóstico es pobre.

Complicaciones

Esta enfermedad oncológica rara vez se produce sin violaciones graves. Por lo general, las complicaciones aparecen ya en la segunda bandada del desarrollo de una condición patológica. La consecuencia más común de la formación de tumores es la obstrucción del esófago. En este caso, se produce una obstrucción de la luz con un tumor existente, debido a que los alimentos de la sección superior no pueden ingresar al estómago. En las últimas etapas del proceso oncológico, el paciente no puede comer ni siquiera platos rallados, lo que conduce a un rápido agotamiento del cuerpo.

Otra complicación común de este cáncer es la hemorragia. La descomposición del tumor y la formación de una úlcera inevitablemente predisponen a lesiones en el área afectada del esófago. Cualquier forraje puede causar sangrado abundante. En algunos casos, esta complicación plantea una grave amenaza para la vida del paciente. Debido a una violación de la capacidad de comer alimentos y un miedo que se desarrolla gradualmente a los ataques de asma, que caracterizan las condiciones en que el contenido ingerido se atasca en el esófago, hay una rápida pérdida de peso corporal. El desarrollo de caquexia debilita significativamente el cuerpo.

En casos más raros, la descomposición del tumor conduce a la perforación de la tráquea.

Por lo tanto, se forma una fístula. A través de él, pequeños trozos de comida, así como el líquido del esófago, pueden ingresar a la tráquea. Una complicación similar se caracteriza por la aparición de una tos severa durante una comida.

Las metástasis generalmente se propagan desde un tumor maligno a través del sistema linfático y los vasos sanguíneos. En las etapas posteriores, pueden ingresar al cerebro, corazón, pulmones, hígado y otros órganos vitales, lo que inevitablemente conduce a la aparición de síntomas graves por su parte.

¿Cómo tratar el cáncer de esófago?

El médico selecciona las técnicas para tratar el cáncer de esófago en función de la etapa de la patología, el tamaño del tumor y la edad del paciente. Se utilizan métodos quirúrgicos, quimioterapia, exposición a la radiación. Se pueden recetar sesiones de radiación y quimioterapia antes y después de la cirugía.

La intervención quirúrgica implica la extirpación de parte del esófago o de todo el órgano en su conjunto con los tejidos alterados por el tumor. Si es necesario, se extrae parte del estómago. El esófago se reemplaza con una parte del intestino o se forma una gastrostomía. Existen varios tipos de operaciones realizadas en pacientes con cáncer de esófago.

La extirpación quirúrgica de un tumor del esófago se realiza tradicionalmente de varias maneras:

  1. Extirpación: estamos hablando de cortar el área afectada con tejido graso circundante y ganglios linfáticos regionales. Este método es aplicable solo al 5% de los pacientes debido a la alta morbilidad, la presencia de patologías concomitantes graves y el diagnóstico tardío. Después de la cirugía, es necesaria la cirugía plástica reconstructiva de la laringe.
  2. Método de Lewis: indicado para lesiones de la parte media del esófago mediante un proceso tumoral. Después de la resección subtotal, la cirugía plástica de los tejidos del estómago se realiza en el marco de una intervención.
  3. Método de Garlock: utilizado para la localización del cáncer en el tercio inferior de la laringe, donde hay una transición al estómago. Resección de las áreas afectadas, se realiza un pequeño epiplón, después de lo cual se forma una anastomosis esofágica-gástrica.

Si es posible, la operación se realiza por el método endoscópico, eligiendo una de las siguientes opciones:

  1. Resección de la mucosa: se inyecta una solución salina que eleva la solución salina en la capa submucosa ubicada debajo del tumor, después de lo cual se extraen los tejidos con un asa de polipectomía.
  2. Destrucción fotodinámica no térmica: se utiliza un láser que coincide con el fotosensibilizador utilizado en el espectro de emisión. El medicamento se administra 2-3 días antes del procedimiento con el objetivo de su acumulación en células cancerosas. Después de tratar el tumor con un haz, el medicamento se activa y las estructuras patológicas se destruyen.
  3. Dilatación con el uso de instrumentos médicos especiales (bougie, catéteres con balón) para expandir la sección estrecha del esófago. El efecto después de dicha terapia es de corta duración, por lo tanto, es aconsejable solo como una etapa preliminar de la endoscopia.
  4. Recanalización: se muestra con superposición parcial y completa de la luz de la laringe, si el tumor se localiza en el tercio superior del órgano. Los cursos agotan la formación, el número de sesiones es 4. Otra opción para la destrucción de la estructura maligna es la introducción de etanol al 96% cada 7 días. El procedimiento se repite tres veces.
  5. Endoprótesis: ayuda a consolidar el efecto de la recanalización y volver a la nutrición normal. La indicación para la operación es la presencia de fístulas, que se eliminan mediante la instalación de prótesis tubulares de plástico y stents metálicos autorreparables.

Dieta y nutrición

Una nutrición adecuada es esencial para el cáncer de esófago durante el período de recuperación.

Es necesario seleccionar platos para que proporcionen al cuerpo todos los componentes necesarios para el funcionamiento normal de los órganos internos. En este caso, debe evitar comer forraje.

Las principales recomendaciones para la nutrición en el cáncer de esófago incluyen:

  • Comer puré de comida. Esto facilita su paso por el esófago y aumenta la digestibilidad de los nutrientes.
  • Los platos no deben contener partículas que puedan bloquear la luz estrecha.
  • La masa total de productos consumidos por día no debe exceder los 3 kg.
  • La cantidad de líquido está limitada a 6 vasos, y el líquido que ingresa a las sopas también se tiene en cuenta.
  • El número de comidas debe ser al menos 6. Las porciones deben ser pequeñas.
  • La temperatura de los platos debe ser media. Los platos demasiado calientes y fríos aumentan la incomodidad.

Casi todos los pacientes con cáncer de esófago carecen de nutrición, lo que afecta negativamente el trabajo de los órganos internos y el estado mental.

Por lo tanto, adherirse a los principios propuestos de nutrición es necesario constantemente. El médico también puede recomendar el uso del curso de complejos de vitaminas y minerales, que afectarán positivamente el bienestar general y reducirán la probabilidad de desarrollar anemia e hipovitaminosis.

Cuánto vivir con el cáncer de esófago: un pronóstico para la vida

Es posible una cura completa para el cáncer de esófago. Cuanto antes busque ayuda el paciente, mayores serán las posibilidades de que el tumor pueda destruirse por completo y evitar una recaída.

El cáncer de esófago tiene un curso relativamente lento y, en comparación con otras enfermedades oncológicas, y un grado promedio de malignidad. A menudo, la enfermedad se manifiesta solo en las etapas posteriores, y cuando el paciente busca ayuda, la enfermedad ya se está ejecutando. Si no se trata, el pronóstico siempre es desfavorable y la vida útil es de aproximadamente 6-8 meses. Desde el momento en que ocurre la enfermedad, la esperanza de vida sin tratamiento es de 5-6 años.

Si el tumor ha crecido rápidamente y tiene metástasis, entonces no tiene sentido operarlo. En este caso, la radioterapia prolonga la vida hasta 12 meses en el 10% de los casos. Las técnicas modernas pueden mejorar estos indicadores.

En los pacientes que se sometieron a cirugía y se sometieron a un curso de quimioterapia y radioterapia, la supervivencia durante más de 5 años es:

  • en la etapa I más del 90%,
  • en la etapa II - 50%,
  • en la etapa III - alrededor del 10%.

El éxito del tratamiento depende de las características de la enfermedad: la tasa de crecimiento del tumor, su prevalencia, la presencia de metástasis y enfermedades relacionadas, el estado general de la persona.

¿Cuál es el pronóstico para el grado 3?

Con el cáncer de esófago de tercer grado, el tumor germinó a través de todas las capas del esófago y afectó los órganos circundantes.

En esta etapa, las metástasis se encuentran en los ganglios linfáticos más cercanos. Si, por razones de salud, el paciente puede someterse a una cirugía, esta será una intervención extensa. El cirujano extirpará una porción significativa del esófago y los ganglios linfáticos. En este caso, aproximadamente el 10% de los pacientes viven más de 5 años.

Si el tumor ha afectado órganos vitales, se prescribe un tratamiento de apoyo (paliativo). En este caso, la esperanza de vida es de 8-12 meses.

Según la morfología (estructura) del tumor

  1. Carcinoma de células escamosas - el tumor se desarrolla a partir de células escamosas.

Variedades:

  • superficial, en forma de erosión o placa en las paredes del esófago. Cuenta con un curso más ligero, no alcanza grandes tamaños.
  • profundamente invasivoafectando las capas profundas del esófago. Puede tomar la forma de un hongo o una úlcera. Es propenso a la formación de metástasis en la tráquea, los bronquios y el corazón.

  • Adenocarcinoma - Un tumor que se desarrolla a partir de las glándulas que producen moco. Una forma relativamente rara, que es algo más grave que el carcinoma de células escamosas. Por lo general, se encuentra en el esófago inferior, cerca del estómago. Su aparición es promovida por una condición en la cual las células mucosas planas son reemplazadas por células similares a las que recubren el intestino delgado: el esófago de Barrett.
  • Cáncer de esófago


    0 etapa. Las células cancerosas se encuentran en la superficie del esófago y no penetran profundamente en sus paredes.

    Yo escenario. El tumor crece profundamente en la capa mucosa, pero no afecta el músculo. No hay metástasis. El paciente no siente ningún signo de la enfermedad, pero el tumor es claramente visible durante la endoscopia.

    II etapaEn algunos casos, se puede tragar, pero con mayor frecuencia la enfermedad es asintomática.

    Substage IIA. El tumor brotó en la capa de tejido muscular y conectivo del esófago, pero no afectó a los órganos circundantes y no formó metástasis.

    Subtapa IIB. El tumor brotó en la membrana muscular del esófago, pero no golpeó la capa externa, sin embargo, se formaron metástasis en los ganglios linfáticos más cercanos.

    III etapa. Tragar perturbado, pérdida de peso y otros signos de cáncer. El tumor brotó a través de todas las capas del esófago. Ella hizo metástasis en los órganos circundantes y los ganglios linfáticos más cercanos.

    Etapa IV. Si se encuentran metástasis en los ganglios linfáticos y órganos distantes, independientemente del tamaño del tumor, se diagnostica el estadio IV. En esta etapa, el tratamiento es difícil y el pronóstico es malo.

    Método combinado

    Un curso de quimioterapia y radioterapia se lleva a cabo 2-3 semanas antes de la cirugía. Tal esquema puede aumentar significativamente las posibilidades de éxito del tratamiento.

    Se presta mucha atención a preparar a los pacientes para la cirugía. Los pacientes están severamente agotados, por lo que diariamente reciben vitaminas, líquidos nutritivos, preparaciones de proteínas. Si es posible comer por la boca, dele pequeñas porciones de alimentos ricos en proteínas, jugos y bebidas de frutas. En otro caso, el paciente se alimenta a través de un tubo.

    ¿Cuál es el pronóstico para el cáncer de esófago?

    Es posible una cura completa para el cáncer de esófago. Cuanto antes busque ayuda el paciente, mayores serán las posibilidades de que el tumor pueda destruirse por completo y evitar una recaída.

    El cáncer de esófago tiene un curso relativamente lento y, en comparación con otras enfermedades oncológicas, y un grado promedio de malignidad. A menudo, la enfermedad se manifiesta solo en las etapas posteriores, y cuando el paciente busca ayuda, la enfermedad ya se está ejecutando. Si no se trata, el pronóstico siempre es desfavorable y la vida útil es de aproximadamente 6-8 meses. Desde el momento en que ocurre la enfermedad, la esperanza de vida sin tratamiento es de 5-6 años.

    Si el tumor ha crecido rápidamente y tiene metástasis, entonces no tiene sentido operarlo. En este caso, la radioterapia prolonga la vida hasta 12 meses en el 10% de los casos. Las técnicas modernas pueden mejorar estos indicadores.

    En los pacientes que se sometieron a cirugía y se sometieron a un curso de quimioterapia y radioterapia, la supervivencia durante más de 5 años es:

    • en la etapa I más del 90%,
    • en la etapa II - 50%,
    • en la etapa III - alrededor del 10%.

    ¿Cuándo se programa la cirugía para el cáncer de esófago?

    La cirugía para el cáncer de esófago es la única posibilidad de recuperación total para pacientes con estadios I, II y III. Los mejores resultados se observan en aquellos pacientes que se sometieron a radioterapia antes y después de la cirugía.

    Las operaciones se realizan para pacientes menores de 70 años. Siempre que no hayan encontrado metástasis en otros órganos.

    Las contraindicaciones para la cirugía son:

    • Metástasis linfáticas
    • Metástasis de pulmón e hígado
    • Germinación tumoral en el nervio de retorno, aorta, corazón, tráquea
    • Enfermedades concomitantes graves
    • Problemas en el trabajo del sistema cardiovascular y respiratorio.
    A estos pacientes se les prescribe un tratamiento de apoyo destinado a mejorar la calidad de vida.

    ¿Qué es el carcinoma de células escamosas del esófago?

    El cáncer de células escamosas es un tumor que se origina en las células epiteliales que cubren el interior del esófago. Esta es la forma más común de oncología del esófago. Representa el 90% de los casos y se caracteriza por un curso relativamente lento. El carcinoma de células escamosas es varias veces más común en hombres que en mujeres. La enfermedad es más susceptible a las personas de mediana edad y mayores.

    Los tumores más peligrosos son la sección media. Esto se debe a que tienen la peculiaridad de germinar en el corazón, la tráquea y otros órganos. La más fácil se considera una forma superficial de cáncer. Tal tumor tiene la apariencia de una placa que se eleva por encima de la superficie de la mucosa. No alcanza grandes tamaños y no es propenso a la germinación.

    Síntomas de la enfermedad:

    • Dificultad para tragar
    • Escupir
    • Mal aliento
    • Dolores ardientes detrás del esternón.
    • Palpitaciones del corazón
    • Bajar de peso
    Existen varios tipos de carcinoma de células escamosas del esófago.
    1. El cáncer altamente diferenciado es una forma madura. Las células son propensas a la queratinización.
    2. Cáncer moderadamente diferenciado. Una forma intermedia, es más común que otras.
    3. Carcinoma de células escamosas de bajo grado. Forma inmadura, no cornificada.
    Los mejores resultados en el tratamiento del carcinoma de células escamosas se obtienen mediante una combinación de métodos quirúrgicos y radioterapia. Los cursos de terapia gamma se prescriben antes y después de la cirugía. Si comienza el tratamiento de la enfermedad en las primeras etapas, la probabilidad de una recuperación completa alcanza el 80-90%.

    ¿Cuál es el pronóstico para el cáncer de esófago de grado 3?

    Con el cáncer de esófago de tercer grado, el tumor germinó a través de todas las capas del esófago y afectó los órganos circundantes. En esta etapa, las metástasis se encuentran en los ganglios linfáticos más cercanos.

    Si, por razones de salud, el paciente puede someterse a una cirugía, esta será una intervención extensa. El cirujano extirpará una porción significativa del esófago y los ganglios linfáticos. En este caso, aproximadamente el 10% de los pacientes viven más de 5 años.

    Si el tumor ha afectado órganos vitales, se prescribe un tratamiento de apoyo (paliativo). En este caso, la esperanza de vida es de 8-12 meses.

    ¿El cáncer de esófago se trata con remedios caseros?

    Los métodos alternativos para tratar el cáncer de esófago requieren una preparación preliminar. En primer lugar, el paciente debe rechazar:

    • fumar
    • bebiendo alcohol
    • comida picante, dulce y salada
    • productos cárnicos
    • dulces
    • especias y otros alimentos molestos
    En segundo lugar, la base de la dieta debe consistir en productos de trigo duro, vegetales crudos, frutas y varios jugos.

    En tercer lugar, debe sintonizar solo un resultado positivo. El paciente debe abstenerse del estrés emocional excesivo. Está obligado a lograr el equilibrio espiritual. Después de lo cual, puede comenzar el curso del tratamiento del cáncer de esófago con métodos alternativos.

      Ajo, miel y plátano.

    Primero necesitas hacer jugo de ajo. Tomamos unas pocas cabezas de ajo, las pelamos y estrangulamos con la ayuda del ajo. Luego, a través de la gasa, empujamos la pulpa, exprimiendo el jugo de ajo.

    El siguiente paso es hacer el jugo de plátano. El problema es que se necesitan las hojas jóvenes de esta planta. Y se reúnen a fines de mayo - principios de junio. Por lo tanto, cuide esto de antemano. Las hojas y los tallos del plátano se muelen en una licuadora, espolvoreados con una pequeña cantidad de azúcar. La suspensión resultante se infunde en un lugar fresco durante 5-7 días. Luego, el jugo se filtra a través de una gasa y se pone en el refrigerador.
    Recuerde que el jugo de plátano debe estar preparado para el futuro.

    Método de aplicación.

    El jugo de ajo se bebe una vez al día, por la mañana, antes de comer. Se observa la siguiente secuencia:

    • 1 semana - 10 gotas,
    • 2 semanas - 25 gotas,
    • 3 semanas - 30 gotas,
    • De 4 semanas a 1 cucharada
    Cada dosis de jugo de ajo se lava con 100 g. jugo de plátano Después de lo cual, después de 20-30 minutos, es necesario comer 1 cucharada. cariño

    El curso completo del tratamiento dura 2 meses. Luego, debe tomar un descanso de 2 a 3 semanas y repetir el curso. Pero el jugo de plátano debe continuar bebiéndose durante todo el año. Dos veces al día por 1 cucharada. antes de las comidas
    Medicina de bardana.

    Para preparar esta receta, es adecuada la raíz fresca y seca de bardana grande. La raíz de esta planta se muele en una picadora de carne o en una licuadora. A continuación, la masa resultante se mezcla con alcohol y miel. Todos los ingredientes se toman en proporciones iguales. La masa resultante se coloca en un lugar fresco durante 5-7 días. Después de lo cual el producto está listo para usar.

    El medicamento de bardana se debe tomar tres veces al día por 2 cucharadas. en 20-30 minutos antes de comer La duración del curso es de 3 meses.
    Medios de flores de papa.

    La base de este remedio popular para el tratamiento del cáncer de esófago son las flores de papa. Para la preparación de la medicina, se recolectan inflorescencias de papa fresca. Luego las flores se secan a la sombra. La inflorescencia seca se vierte con agua hirviendo en la proporción: por 1 cucharadita. - 100 gr. agua hirviendo Luego cubra y deje reposar durante 3-5 horas.

    La infusión resultante se debe tomar 2 cucharaditas. Tres veces al día antes de las comidas. El tratamiento dura 1 mes. Recuerde que las flores de papa contienen sustancias tóxicas que ayudan a combatir la enfermedad. En este caso, es necesario observar estrictamente la dosis indicada, de lo contrario, existe la amenaza de intoxicación alimentaria. En este caso, el curso del tratamiento con flores de papa debe suspenderse durante 1-2 semanas.
    Decocciones de hierbas.

    Como un refuerzo de los métodos populares anteriores y la prevención del cáncer de esófago, la medicina tradicional ofrece una variedad de decocciones y tinturas. Los más efectivos son decocciones de celidonia, pie de potro, caléndula. Para preparar estos fondos, es necesario verter 1 taza, hierbas secas, 1 litro de agua hirviendo. Dejar reposar durante 2 horas Beber 150-200 g. tres veces al día

    También se recomienda beber té verde, seguir una dieta y un estilo de vida saludable. ¡La fe, un fuerte deseo y métodos populares ciertamente ayudarán a superar esta dolencia!

    La medicina tradicional ayuda a muchos pacientes a aliviar la afección y prolongar la vida. Sin embargo, recuerde que la cirugía y la radioterapia son métodos más efectivos. Por lo tanto, si un oncólogo le ha recetado un tratamiento de este tipo, entonces no debe reemplazarlo con hierbas medicinales.

    ¿Cuáles son los primeros signos de cáncer de esófago?

    El peligro del cáncer de esófago es que el 40% de los casos de la enfermedad son asintomáticos. Un tumor se detecta por casualidad durante una radiografía de tórax. Muy a menudo, los signos de la enfermedad aparecen en las etapas posteriores cuando el tratamiento es difícil. Por lo tanto, es muy importante no perderse los primeros síntomas de cáncer.

    Los primeros signos de cáncer de esófago:

    1. Disfagia - dificultad para tragar alimentos. Aparece cuando el tumor bloqueó el esófago en un 70%. Al principio, la incomodidad ocurre cuando la comida dura pasa a través del esófago, luego al tragar el líquido. A diferencia del espasmo estomacal, la disfagia es permanente.
    2. Dolor detrás del esternón.. A menudo, esta es una sensación de ardor que aparece durante la comida y se transmite a la espalda. Esto indica que apareció una úlcera en la superficie del tumor.
    3. Vómitos esofágicos. Regurgitación de pequeñas porciones no digeridas de alimentos.
    4. Mal aliento. Su apariencia se debe al hecho de que la comida se estanca en el esófago.
    5. Bajar de peso causado por una ingesta insuficiente de nutrientes en el cuerpo debido al estrechamiento del esófago.

    ¿Qué alimentos se recomiendan para el cáncer de esófago?

    Con el cáncer de esófago, se dividen 4 etapas de los trastornos de la deglución. Deben tenerse en cuenta al preparar el menú y cocinar.

    Grados de disfagia:

    1. El paciente traga alimentos duros con agua.
    2. Dificultad para tragar alimentos semilíquidos
    3. Trastorno de deglución de fluidos
    4. El esófago está completamente bloqueado y nada ingresa al estómago.
    Con cáncer de estómago, el paciente recibe nutrientes insuficientes. Esto conduce a una deficiencia de vitaminas y minerales, así como de proteínas, grasas y carbohidratos. El cuerpo primero usa las reservas de grasa, luego comienza a gastar proteínas de los músculos. Esto conduce al agotamiento severo, una disminución de la inmunidad y la adhesión de enfermedades secundarias. Por lo tanto, es importante que el menú del paciente sea completo y variado.

    Para facilitar el paso, escriba en el esófago, los platos deben estar semilíquidos, machacados. Sin partículas que pudieran bloquear la brecha. Se necesita una nutrición parcial: 8-10 veces al día, pero en pequeñas porciones. Esto elevará el volumen de alimentos a 2.5-3 kilogramos y apoyará a las fuerzas para combatir la enfermedad. El volumen de líquido no debe exceder un litro y medio.

    En venta hay mezclas preparadas para la nutrición con la composición necesaria de nutrientes. Están disponibles en forma de líquidos y se usan convenientemente en hospitales. También están en forma de un polvo soluble, como la comida para bebés. Se pueden consumir en casa.

    Los alimentos grasos, ahumados y fritos, los refrescos y las bebidas espirituosas deben excluirse por completo de la dieta. No se recomienda beber leche fresca, que puede causar fermentación en el estómago. Las especias y condimentos deben minimizarse.

    Se recomienda utilizar: caldos de carne y pescado, puré de sopas, puré de cereales con huevo y mantequilla, nata, productos de leche agria. Es mejor cocinar al vapor platos de carne y pescado, y luego limpiar y agregar un poco de líquido. Las frutas y bayas se consumen mejor en forma procesada. Deben pelarse y cocinarse en forma de puré de papas, jaleas o gelatina.

    La comida debe estar ligeramente tibia. Esto eliminará las molestias y facilitará su paso por el esófago.

    Prevención del cáncer de esófago

    Para prevenir el desarrollo de cáncer de esófago, deben excluirse los factores de riesgo. Esto incluye renunciar a los malos hábitos: fumar y beber licor fuerte. Los alimentos deben ser ricos en verduras (especialmente verduras de hoja verde) y frutas. Uno de los métodos de prevención es el uso sistemático de pequeñas dosis de aspirina.

    Se recomienda a las personas con alto riesgo de desarrollar un tumor someterse a exámenes endoscópicos regularmente. Esto se aplica a pacientes con diagnóstico de acalasia del esófago, esófago de Barrett, úlceras esofágicas, cicatrices debidas a quemaduras. Se debe tener precaución con aquellas personas cuyos padres han sufrido esta forma de cáncer.

    Esté atento a su salud e informe a su médico sobre todos los cambios en la salud y la dificultad para tragar.

    Loading...